•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los electrodomésticos están hechos para facilitar la vida y al secador hay que reconocerle que ha salvado de muchos imprevistos. Sin embargo, este tiene efectos nocivos en el cabello, aseguran los estilistas.

“El aire caliente del secador puede tener dos resultados, uno positivo y otro negativo”, apunta Víctor Salagaray, cirujano capilar de clínicas Salagaray, en España. “El positivo es que ayuda a secar bien el pelo y evita la aparición de hongos, que son bastante comunes. El negativo: secarlo en exceso, colocando el foco de aire muy cerca del cabello, puede llegar a quemarlo y deshidratarlo, de forma que pierde brillo, empeora su textura y se queda apelmazado”, agrega.

Entonces ¿cuál es la peor forma de utilizarlo? “colocar el secador muy pegado, muy caliente y combinarlo con peinados o movimientos de cepillo que provocan tracción en el pelo. Esto supone, a la larga, caída del cabello”. Y esta práctica no muy recomendable es exactamente la que  hacen los estilistas cuando vamos a la peluquería”, indica Salagaray.

Otro de los efectos del secador, si el aire está demasiado caliente, es la aparición de ampollas en la cutícula del cabello, exactamente lo mismo que ocurre en la piel cuando se quema. Este efecto se llama pelo burbuja o bubble hair y es más frecuente cuando una persona pone el secador demasiado cerca de la cabeza, el cabello aún está empapado y con una temperatura de 175 ºC en adelante, según un estudio publicado en International Journal of Trichology.

Estas ampollas también pueden aparecer utilizando pinzas rizadoras directamente sobre las hebras del cabello a 125 ºC, y simplemente con que las dejemos un minuto, según otra investigación publicada en Journal of the American Academy of Dermatology.

Con este panorama, muchas damas pensarán en no utilizarlo, sin embargo, Lluís Berrocal, director médico del Instituto del Pelo Vila-Rovira, de Barcelona, indica que el correcto uso del aparato es aplicarlo con el brazo ligeramente extendido para que el contacto no sea directo, con aire templado y alternando con el secado natural para que no haya problemas en la salud capilar.

El doctor Salagaray coincide: “El secador se puede utilizar todos los días si lo utilizamos bien. La temperatura debe ser templada o fría, nunca muy caliente, y se debe colocar con el difusor a tres o cuatro centímetros del cabello”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus