•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Enfundadas en tradicionales botas de agua y coronadas con diademas cual princesas de lo underground, las andróginas modelos de Saint Laurent lucieron en París los estilismos más arriesgados en otra de las rompedoras propuestas de Hedi Slimane, el polémico diseñador de la firma.

Cazadoras vaqueras, de cuero, con estampados de leopardo, de tigre, piel de serpiente o cocodrilo, invernales chaquetas de pelo o beisboleras estampadas, fueron los abrigos para un sinfín de vestidos especialmente cortos fabricados con pailletes, cuero, encajes o malla de rejilla, que cubrían lo estrictamente necesario. O no, porque las modelos llegaron a lucir escotes por debajo del mismo pecho, en una colección con la que no cualquiera se atreve. De ahí la exclusividad por la que apuesta Slimane, aunque eso confunda a muchos en el mundo de la moda y le granjee enemigos al diseñador. Slimane se atrevió incluso a sacar a la pasarela un look compuesto por pantalones vaqueros de talle alto, metidos por dentro de las botas de agua -el único zapato del desfile junto a unas sandalias de tiras con tacón bajo-, y cazadora; una reinvención de lo ya visto o quizás una burla a la continua creatividad que se demanda en la industria de la moda.

Noche

Algunos maxivestidos de noche con tejidos especialmente finos marcaron de tal modo las formas de las modelos que parecían incluso ser transparentes, con escotes tan exagerados que acaban mostrando el pecho, ya sea por los laterales del vestido o por delante.

¿Quién se atreverá a lucir los diseños de Saint Laurent? Mujeres irreverentes y sin miedo a nada -y mucho menos al qué dirán- como lo fue en su día una de las musas del modisto Yves Saint Laurent, Catherine Deneuve, que compartió asiento con Pierre Bergé, cofundador de la marca y pareja del diseñador hasta la muerte de este en 2008.

Un desfile también de personajes conocidos, fuera y dentro del mundo de la moda, como la actriz mexicana Salma Hayek, acompañada de François-Henri Pinault, su marido y el presidente del conglomerado de marcas de lujo Kering, al que pertenece Saint Laurent y otras marcas como Balenciaga o Gucci.

También asistieron como invitados las modelos Lilly Donaldson e Irina Lazareanu, los fotógrafos Terry Richardson y Patrick Demarchelier, además de algunas de las figuras más importantes de la moda como Anne Wintour y Grace Coddington, de la edición norteamericana de Vogue.

No hubo carrusel final ni saludo por parte del diseñador tras el show en el que Slimane volvió a mostrar que poco le importan las críticas, pues su diseño sin fronteras estilísticas sigue remontando las ventas de la firma y causando furor en el público, como en su día lo hizo el auténtico Saint Laurent.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus