•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De origen cubano, la talentosa pianista María Caridad Rosado ha estado comprometida con la educación artística del país desde 1999, cuando por casualidades del destino llegó a nuestras tierras para hacerse cargo de la dirección del Conservatorio de Música de la Universidad Politécnica de Nicaragua, (Upoli), escuela de arte musical que por cierto, en un principio inició en las instalaciones del Colegio Bautista. Según cuenta Rosado, tras haber trabajado por 19 años como maestra de piano en una escuela secundaria en Cuba, la vida la trajo a Nicaragua para fomentar de forma profesional el oficio musical en muchos artistas que hoy son reconocidos en el país, entre ellos Juan Solórzano y Elisa Picado.

Esta talentosa mujer de apariencia sonriente, dice que su mamá era maestra de música y que a la edad de los cinco años la recomendó a una vecina que también era artista para que le ayudara a desarrollar el talento que ya traía en las venas hasta que tuvo la oportunidad de ir al conservatorio de la Habana a pulir sus habilidades.

¿Cómo fue que llegó al país para convertirse en directora del Conservatorio de Música?

La Universidad Politécnica (Upoli) es una universidad de inspiración cristiana que fue fundada por los bautistas, entonces Nicaragua como siempre ha tenido buenas relaciones con el Consejo Cubano de Trabajo Voluntario, mandó una carta de solicitud para conseguir un maestro graduado que haya estudiado en un colegio bautista y como yo cumplía con el requisito y era graduada de música, me encomendaron la misión de dirigir el conservatorio.

¿Cuánto tiempo lleva dirigiendo el conservatorio?

Llegué con la idea de quedarme por dos años, luego cuatro y ahora, han pasado veinte y sigo aquí, no me han dejado ir, pero además me ha atrapado el país, las personas y el gran talento desmedido que hay en Nicaragua.

¿Cómo valora el crecimiento artístico del conservatorio durante todos estos años?

Trascendental, porque con la experiencia que traía de mis habilidades artísticas, además de la ayuda de todo un colectivo de respetable nivel, sacamos adelante este conservatorio, pues hay que mencionar que hemos logrado alcances históricos, como la formación de grandes músicos con pocas condiciones de desarrollo para la enseñanza artística, debido a que la música es la carrera más larga y costosa, porque requiere de práctica todos los días o si no, se olvida.

¿Cuál ha sido su mayor satisfacción como embajadora del talento artístico en el país?

Que todos los alumnos que han pasado por esta academia, actualmente han perseverado y tienen sus propias escuelas de música, en las cuales utilizan los mismos métodos de enseñanza aprendidos aquí. Otros, me enorgullecen porque son maestros y algunos, se presentan en lugares reconocidos ejerciendo artísticamente su profesión. 

¿Qué proyectos han impulsado como escuela de música?

El más reciente ha sido la organización de una fundación llamada: Pro Arte Musical, que ya está en la Asamblea para promover la proyección del trabajo artístico a nivel exterior y así, los artistas reciban un pago justo por sus presentaciones y se les reconozca el oficio artístico como cualquier otro trabajo. También, se firmó un convenio con Hispamer para que los estudiantes se presenten una vez al mes en el Auditorio Pablo Antonio Cuadra.

 ¿Qué hace falta en el país para proyectar más las escuelas de arte?

No existe en el país un subsistema de enseñanza politécnico, solamente el Ministerio de Educación en enseñanza general. La Upoli asumió el reto de país para dar espacio a una escuela de arte, por ejemplo en otros países la enseñanza de música es costosa, supera los 200 dólares mensuales y aquí, el que más paga es 45 dólares.

¿Qué retos ha tenido que enfrentar como directora?

La concientización social de que esta es una carrera de la que sí se puede vivir y luchar por que Nicaragua tenga una orquesta musical sinfónica.

¿Por qué tiene el concepto de que la música es una carrera traicionera?

La práctica es lo que mantiene al artista, si dejás de estudiar tu profesor se puede dar cuenta, porque no va a sonar igual, no va a tener la misma ligereza, por eso aunque acabe la carrera, lo ideal es seguir practicando.

Sobre la artista

María Caridad Rosado
Origen: Santiago, Cuba. 
Ocupacion: Directora del Conservatorio de Música de la Upoli

Es graduada de piano, de dicción coral y de canto, pero también es maestra normalista con cargo de Licenciada en la Historia del Arte. Cuenta que cuando no está al mando del conservatorio, se encuentra el Hotel Contempo haciendo Piano Bar los sábados, por ejemplo. Es madre de tres hijos, y dice que uno de ellos radica en Nicaragua, el resto de su familia vive en Cuba, país al que viaja en temporadas navideñas. Entre los consejos que brinda a los artistas, manifiesta que deben prepararse y brillar con luz propia dentro y fuera de Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus