•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las aguas termales tienen muchos usos prácticos, siendo una de sus ventajas que podrían ser beneficiosas para tu cutis, debido a que contiene propiedades calmantes, hidratantes y una especie de fórmula antienvejecimiento que, las convierte en un elemento imprescindible para el cuidado diario de tu piel. Según se especifica en el sitio web Hola. com; entre los beneficios de incorporar las aguas termales a la rutina de belleza, se destaca que esta suaviza y refresca la piel, incluyendo que hasta ayuda a fijar el maquillaje. Por eso, la dermatóloga Cecilia Santa María, experta que colabora para el portal, señala que el agua termal puede ser un agregado genial a cualquier rutina de belleza.

Al proceder de fuentes termales, este tipo de agua contiene una serie de minerales que cuentan con importantes propiedades naturales. Aunque su nivel de mineralización va a depender de dónde sea extraída el agua. Los minerales más habituales en su composición son el manganeso (con propiedades hidratantes y antioxidantes), el cobre (antinflamatorias y antisépticas), el magnesio (es un potente estimulador de la renovación celular) y el zinc (además de regenerante es antinflamatorio y antibacteriano).

¿Quiénes deberían usarla?

Como contiene antioxidantes y tiene propiedades antiinflamatorias, es ideal para quienes tienen piel sensible, eczema y psoriasis, detalla la experta. Pero, sin importar el tipo de tez que se tenga, sería beneficioso que se tuviera el hábito de usarla, y sacarle todo el provecho de sus ventajas. No obstante, a pesar de que suele ser maravillosa para la piel sensible, hay que tener en cuenta que la tez de cada persona es diferente, con lo cual, ocasionalmente, el agua termal podría causar enrojecimientos o mayor sensibilidad.

¿Cómo usarla?

La recomendación de la especialista es que rociés tu rostro con ella por la mañana, para que preparés tu piel antes de comenzar a aplicarte el maquillaje. Seguidamente, debés colocártela tras maquillarte, para fijar los productos. La recomendación, es que la usés apenas salgás del baño y antes de aplicarte tu loción, para que logrés la consistencia de una piel muy suave. Por otro lado, podés aprovecharla para que refresqués tu piel irritada después de un día caluroso. También, estas aguas ayudan a calmar la piel, cuando se han experimentado sesiones de peelings, químicos u otros tratamientos dermatológicos.

De esta forma, las aguas termales tienen la función de proteger las células de la piel de los radicales libres, ocasionados por el estrés, la contaminación, los rayos ultravioleta del sol, los cambios bruscos de temperatura y por tanto, del envejecimiento cutáneo. El agua termal normalmente se comercializa en spray o vaporizador.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus