•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando se habla de la incorporación de confort y estilo en los espacios interiores del hogar se hace referencia aquellas áreas que están en contacto directo con nosotros y nuestra familia lo cual  genera el escenario a las actividades cotidianas.

Por eso es importante generar intervenciones cada cierto periodo, que nos hagan sentirnos renovados y dispuestos a explorar nuevamente estas áreas, por la cotidianidad del día a día pueden convertirse en espacios aburridos y monótonos.
Con el color se pueden recrear diferentes ambientes sin realizar una inversión de gran tamaño  generando un impacto instantáneo. Para realizar dicha renovación podemos acudir a la misma teoría del color y seleccionar las características que deseamos en cada lugar.

Para proveer ambientes acogedores y luminosos la gama de los amarillos y naranjas es ideal, ya que son muy fáciles de combinar con accesorios de madera y detalles rústicos o en decoraciones con carácter contemporáneo. Se recomienda mayormente en  salas familiares y comedores por ser tonos energéticos y estimulantes.

En tanto, un toque llamativo y moderno la gama de los rojos y violetas será la mejor aliada. Utilizándola en pequeñas dosis aportará vitalidad en los espacios como en salas principales que serán la atracción de sus visitas.

Si se está en busca de un ambiente relajado y confortable acceda a la gama de los verdes y azules por su relación con la naturaleza. Aporta a los espacios un carácter orgánico que va muy bien en habitaciones y cuartos de estudio.  Cada uno de los colores mencionados se puede utilizar en conjunto con tonos neutros como: los blancos, beige y grises pálidos que servirán de lienzo al momento de otorgarle carácter y estilo a los espacios.

No olvide combinar estos colores con el mobiliario y los accesorios, ya que en conjunto con las paredes formarán parte de una sola ambientación.

 

Fuente: Sherwin Williams.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus