•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ya antes lo había advertido el colegio de oftalmólogos del Reino Unido a través de una investigación realizada sobre los peligros de llevar con demasiada frecuencia pestañas postizas, cuya particularidad de estética en los ojos. En el fondo se ha convertido en una preocupación de salud visual según destaca la oftalmóloga Ivania Sandino, quien dice que el mal uso de estas piezas solo ocasiona un aumento de infecciones.

No obstante, la especialista reconoce que como todos los tratamientos de belleza, cuando las extensiones se hacen bien, estas ayudan a mejorar la mirada y no generan ningún problema en los ojos. Pero para quienes optan por tratamientos no regulados, el resultado puede ser desde una inflamación de párpados y conjuntivitis hasta daños en la córnea, que generalmente empieza con una sensación de ardor en la vista que provoca irritación (lágrimas) y que hace que los ojos se hinchen. De este modo, cualquier cosa que sea ajena al cuerpo, siempre va a ser un riesgo porque no sabe cómo va a reaccionar y en el caso de las extensiones, estas suelen ser más rígidas que el cabello natural.

Daños en la córnea

Aunque en nuestro país este mal no es muy común, por ejemplo en Japón en donde los rasgos físicos propios de la localidad evidencian los ojos achinados entre los rasgos faciales de las mujeres, se detecta que de cada diez, cuatro de ellas resultan afectadas por esta tendencia de estética. Normalmente entre los efectos de que algo anda mal en los ojos, la apariencia de la vista dañada es parecida a los síntomas de la conjuntivitis: ojos rojos e irritación general, explica la oftalmóloga.

Por otro lado, es importante destacar que las pestañas pueden causar rasguños e incluso agujeros en la córnea, cuyas lesiones requieren más tiempo para sanar. Hay que mencionar, que uno de los principales culpables es el pegamento que se utiliza para colocar las pestañas. Algunos contienen la sustancia química formaldehído, la cual es conocida por causar reacciones alérgicas. Ahora bien, las extensiones superlargas también pueden causar daños, pues acumulan suciedad y bacteria.

Círculo vicioso

Sin embargo, el mayor peligro aparece cuando empieza el círculo vicioso de colocarse pestañas postizas todo el tiempo resalta Sandino, porque se dañan las pestañas naturales, debido a que el peso de utilizar extensiones todo el tiempo puede causar tensión en el folículo del cabello y eventualmente puede hacer que se caiga y que no vuelva a crecer, puntualiza la doctora. Aunque parezca irónico, lo que lleva a las mujeres a usarlas es hacer que sus pestañas se vean más abundantes, cuando en realidad el efecto puede ser lo contrario, es decir que se vean más delgadas. 

Por su parte, la doctora señala que el peor escenario es cuando hay un cambio en la superficie del ojo. Por ejemplo si las pinzas dañan el ojo durante el procedimiento o si la extensión no está bien adherida, puede haber una infección que en caso de agravarse el paciente puede perder la vista. Por ello, insiste en que debido a los riesgos que conlleva este tratamiento, es necesario que los locales de belleza estética cuenten con una licencia especial para ejecutar estos procedimientos. Además el pegamento, las pinzas, el material de la extensión y la higiene son piezas claves al momento de decidir someterse a la aplicación de pestañas. Otro factor sumamente importante es el económico, si pensás hacerle algo a tu rostro, considerá realmente invertir en un producto de calidad. Muchas veces por querer aprovechar ofertas, los daños son más costosos. 
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus