•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Enamorada de las matemáticas, Albertina McGregor se declara apasionada por la enseñanza de esta asignatura que resulta un dolor de cabeza para muchos estudiantes. Sin embargo, no trabaja en la docencia, sino que está en la empresa familiar fundada por sus abuelos y afirma que se siente plena.

No obstante, aunque está contenta con el papel que desempeña en la empresa asegura que su mayor satisfacción es contar con una familia que está dispuesta a ayudar siempre, algo que no le es ajeno.

Su voluntariado en causas sociales empezó a los 8 años cuando su abuela Tina McGregor la llevaba a ella y a sus primas todos los fines de semana al Hogar Temporal Infantil. 

Extrovertida, espontánea y con espíritu de servicio a flor de piel, la señora McGregor huye a las cámaras, pues su prioridad es trabajar en pro de los demás y por ello ha dedicado más de una década a un proyecto al que señala como su motor de vida: Operación Sonrisa. 

¿Cómo llegó a Operación Sonrisa?

Mi prima Grace McGregor fue la fundadora con mi hermana Eliza, el doctor Armando Siú y otras personas. Grace falleció de lupus, pero nos dejó este hermoso legado. Hace 15 años me metí de lleno, ahora soy la tesorera y sin lugar a dudas esta es mi gran pasión.

Cuando uno está haciendo algo en la vida que lo único que le da es felicidad y gozó como me pasa a mí cuando estoy en Jornadas de Operación Sonrisá esa es una verdadera pasión. Gozo mucho, y me da risa ya que no solo los niños y sus familias salen felices ya  que en realidad nosotros ganamos más porque nos llena el alma.

¿Cómo decidió involucrarse en este proyecto?

Mi hermana Eliza me pidió que la acompañara a ayudar a los niños y cuando vi que en 45 minutos le podíamos cambiar la vida no solo al niño, sino también a su familia y por ende al pueblo y a Nicaragua, me di cuenta que yo quería ser voluntaria ahí.

¿En estos 15 años hay algún caso en particular que le haya marcado?

Son varios casos, pero hay uno interesantísimo. Hace tiempo operamos a una muchacha de Estelí y todavía habla con un poquito de dificultad y esperamos que ahora con nuestra clínica abierta empiece con su terapia de lenguaje. Lo importante es que se fue a una universidad técnica de Estados Unidos con becas que consigue Carmen Cecilia Callejas y  no solo estudió sino que también entró a la iniciativa Clinton e hizo un proyecto que ganó segundo lugar y que va a ejecutar en Estelí. La operación le abrió un mundo en el cual ella pudo escoger su futuro y es un futuro  muy productivo.

¿Cómo es el proceso de recolección de fondos?

En Nicaragua es bien difícil conseguir fondos. Estamos todo el tiempo haciendo actividades. Vamos a hacer una carrera de colores en enero, hacemos bingo, en la zona deportiva Casa Pellas hicimos un torneo de futbol empresarial y así recogimos dinero.

¿Cuándo será la próxima misión de Operación sonrisa?

Este viernes 6 de noviembre a partir de las siete de la mañana darán inicio las evaluaciones a pacientes con fisura labial y paladar hendido. La actividad se desarrollará simultáneamente en dos sitios, el hospital San Juan de Dios, de Estelí y el hospital Alemán Nicaragüense de Managua. 

Quiero recalcar que acabamos de firmar un convenio con el Gobierno y nos ayuda a recoger a los niños para las megamisiones, porque tienen una organización increíble en todos los Silais del país. El objetivo es erradicar los casos que se han visto de ahorita a atrás, todos los de la lista de espera, para luego operar solo a los que vayan naciendo, que son como 600 casos al año.

¿Cómo están con el tema de la clínica?

Ya la construcción terminó. Verdaderamente nuestra junta presidida por Jaffa Coen y nuestra directora Indiana han sido indispensable para lograr nuestra meta de tener una clínica.

Probablemente en marzo la inauguraremos, y va a ser increíble.  Tendremos cirujanos plásticos, odontólogos, psicólogos, terapeutas del lenguaje y trabajadoras sociales para darle un seguimiento integral a nuestros niños. La clínica tiene todas las de ley para que los niños se sientan que es su casa y estén orgullosos de ir a la clínica. Todo será ecoamigable.

Al mismo tiempo queremos que nuestro voluntariado se sienta que es su clínica, porque así lo es, y que tengan lo último en equipos para poder darles a nuestros niños nicaragüenses la atención que se merecen. 

  • 6 de noviembre inician las valoraciones de niños con labio leporino y paladar hendido para ser operados.
  • 600 niños nacen al año con este padecimiento.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus