•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El lápiz de labios es tan viejo como la humanidad misma. Tras esos miles y miles de años recorridos acompañando tanto a mujeres como a hombres, se escriben  una serie de curiosidades que ha dejado atónitos a todos aquellos que las han leído.

Este pequeño accesorio ha tenido pocas variantes durante las épocas en que ha convivido  en los bolsos de millones de mujeres en el mundo. Ya en 1915 se había inventado el primer bálsamo en forma de barra insertada en un tubo de metal, logrando deslizarse a medida que se gastara y a partir de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un arma de belleza imprescindible gracias a la industria del cine.

Desde Cleopatra pasando por  el mismo expresidente de Estados Unidos, esta pieza de belleza ha pasado de boca en boca como símbolo de superioridad, prohibiendo su uso de paso a las clases pobres, para quienes también obtener uno costaba un ojo de la cara.

Como parte de los datos curiosos que han dejado rastro en los libros de la historia de la belleza, se incluye que una mujer promedio consume cinco libras de labial durante su vida al tocar sus labios con la lengua. O bien, Elizabeth Arden fue la primera mujer en aparecer en el mercado de la belleza para revolucionar este accesorio.

Si quiere conocer cuáles son sus otros secretos pase a leer. A partir de ahora, seguramente verá al lápiz labial de una manera muy diferente.

Excepción

Durante la Segunda Guerra Mundial, todos los cosméticos fueron racionados, a excepción del lápiz labial. El político Winston Churchill, conocido por su liderazgo en el Reino Unido, durante la guerra creyó que este aportaba un efecto positivo moral en aquella época de sombras.

Demoníaco

En 1650, las mujeres que se pintaban los labios rojos eran consideradas brujas o cómplices de brujería y se castigaban con la pena de muerte. Tiempo después, este mismo color de labios se convirtió en un símbolo de rebelión, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña.


Historia

Sus orígenes son inciertos, sin embargo, se dice que ya era utilizado por las civilizaciones antes de Cristo, quienes utilizaban joyas trituradas aplicadas en los labios y ocasionalmente en los ojos. Cleopatra fue el primer personaje célebre en darle color a sus labios con estas barras.


Presidencial

El primer presidente de Estados Unidos, George Washington (1732-1799) utilizaba ocasionalmente pintalabios rojo, maquillaje y una peluca, ya que en ese tiempo lucir de esta manera era símbolo de estatus social.

 

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus