•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si querés jugar con tu pelo de una forma creativa, las mechas son una opción que aplica para todo tipo de cabello. Eso sí, solo tenés que tomar en cuenta el grosor y la apariencia del mismo. Por eso, la estilista Hilda Castillo refiere que cuando se trata de un cabello con poco volumen, las mechas recomendadas son las llamadas “babylight”, las cuales son mechones finísimos que se realizan desde la raíz con uno o dos tonos más claros que la de la base del cabello y, como sugerencia pueden mezclarse los dos tonos.

Este tipo de mechas logra en el cabello un efecto suave y natural, de forma que aporta unos reflejos muy favorecedores que crean en el pelo ese efecto de volumen y movimiento. Por otro lado, si el pelo tiene un aspecto apagado, Castillo manifiesta que se puede apostar por el efecto de mechas californianas, las cuales van a dar en el pelo una apariencia luminosa. Este tipo de mechas consiste en realizar un degradado de la raíz hasta las puntas. Este degradado puede ser más natural o menos, eso va a depender del gusto de la persona. Las mechas californianas aportan mucha luz y brillo al cabello. También podés apostar por la técnica balayage, que es un procedimiento similar a las mechas californianas pero, en lugar de solo aclarar las puntas, se hacen mechas por todo el cabello desde la raíz hasta las puntas, para aportar más luz y movimiento.

Rostro

Según la estilista, a los rostros redondos les favorece mucho algunos reflejos más claros en los mechones de la parte de adelante del rostro y de medios a puntas, para afinarlo. Esta técnica es una forma de ayudar a contornear el rostro. Ahora bien, para el rostro alargado, sientan bien las mechas desde la raíz hasta las puntas o desde la sien hasta las puntas, porque está técnica pretende aportar luz a los laterales del rostro y a la vez eso ayudará a que no se vea tan alargado, y si tenés una melena larga te va favorecer mucho mejor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus