•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como de costumbre, antes de ir al trabajo te aplicás tu base, el rubor y el pintalabios, y creés estar lista para no tener que volver  a hacerlo, pero después de mediodía volvés a sacar tu arsenal de belleza porque andás de nuevo con la cara lavada. La cuestión es que al final, tu kit de maquillaje permanece más tiempo fuera que en tu  misma cartera. 

Es por eso que te explicamos una forma para que tu maquillaje solo debás  aplicarlo una vez al día, algo que te ahorrará tiempo y espacio en tu bolso. 

Lo primero que debés tomar en cuenta es que una piel hidratada es la clave para que el maquillaje no solo se vea más bonito, sino que permanezca más tiempo en tu piel. La explicación es lógica: Si la piel no tiene cubiertas sus necesidades de hidratación y nutrición, le exigirá a cualquier  producto de belleza que haga el trabajo, es por eso que tu rostro,  pasada la tarde se nota  como que tu cara se “comió” todo lo que te aplicaste. 

Una vez identificado el problema, procedés a brindarle a tu piel el tratamiento adecuado, aunque pasarán unas semanas para que en tu piel se establezcan los niveles de hidratación. Mientras esperás, usa prebase antes del fondo de maquillaje, de esta forma si tu piel absorbe un producto, que sea este. 

Otra de las consideraciones que debés tomar en cuenta es una buena aplicación de productos, mucho más que elegir el tono adecuado. Esto quiere decir que si aplicás más de la cantidad de base que necesita tu piel, tus poros irán expulsando poco a poco el producto, lo que hará que tu maquillaje acabe en todas partes, menos en tu rostro. Cuando hayas terminado de aplicarla podés sellarlo ejerciendo ligeras presiones con un pañuelo, así  estarás mejorando su duración y retirando el producto en un solo movimiento. 

Paso a paso

Una vez que hayas terminado con la base, procedés al contorno de ojos, teniendo en cuenta si lo que querés es iluminar y dar un aspecto más despierto a la mirada, lo mejor es aplicarlo encima de la base de maquillaje y sellarlo con polvos traslúcidos para evitar que se cuartee con el paso de las horas; en cambio, si lo que querés es realizar correcciones del tono de la ojera o camuflar las líneas de expresión, deberás aplicarlo después del maquillaje.

Si no querés que el maquillaje de ojos luzca cuarteado, deberás utilizar la cantidad justa de sombras, al igual que lo hiciste con la base del maquillaje, ya que un exceso hará  que tu look no aguante bien a lo largo del día, perdiendo intensidad y uniformidad en el color. 

Para dar el toque final con el lápiz labial, sabés que existen dos problemas: Que el color se acabe “saliendo” o manchando todo el contorno de la boca o que el color reseque tanto los labios que acabe por marcar aún más las grietas y heriditas que podás tener. Para no terminar con un mal resultado, aplicá primero vaselina en tus labios para que este vaya haciendo su efecto mientras terminás tu look. 

Cuando hayas terminado, retirá el exceso  de vaselina con un pañuelo y aplicá tu labial favorito. Otro truco es utilizar antes del pintalabios un delineador labial de un tono parecido por todo el labio y sellar repasando con un pañuelo de papel y aplicando encima polvos traslúcidos. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus