•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las peluquerías despiden el año de la forma más atrevida, volviendo tendencia el cabello de fantasía, que incluye colores que son considerados poco convencionales, como los azules deslavados y las naranjas brillantes, que sin duda están rompiendo con lo convencional. 

La mayoría de los tonos de tinte “fantasía” exigen una base clara para que la coloración quede en el tono deseado, según comentan los expertos. Solo en los tonos oscuros como el verde azulado o el verde musgo, el cabello podrá ser tinturado sin una despigmentación o decoloración previa. 

En este punto, un cabello sano antes de la decoloración juega un papel importante, ya que esto permitirá que sea  más fácil el proceso, y el color se asiente mejor, por ello debés procurar prepararte bien unos días antes, aplicándote mascarillas y cortando las puntas dañadas. 

Gran parte de las fórmulas de los tintes de fantasía que se encuentran en el mercado reaccionan de manera superficial, es decir, como una especie de baño de color. Estos tintes no contienen amoniaco ni agua oxigenada, como suele ocurrir con los tintes convencionales. Es precisamente debido a esta acción que los tintes coloridos no es una de las mejores, siendo esta la queja más común de las mujeres que se tiñen el cabello de esta forma, aunque  también esto es considerado como una ventaja, ya que el cabello no sufrirá tanto daño.

Por esta misma razón es que si querés llevar el cabello en este estilo poco convencional, tenés que retocar el tinte cada dos meses, aparte de los cuidados convencionales, incluyendo la hidratación y  reposición de nutrientes. 

Quienes han optado por este cambio cuentan que el azul es el color más complicado de mantener, ya que una vez que empieza a decolorarse va volviéndose verde. Lo mismo ocurre con algunos fucsia, que van cambiando rápidamente en naranjas pálidos, en especial si el decolorado no dejó tu cabello lo suficientemente claro antes de aplicar el tinte. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus