•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las palabras no son su mejor arma para expresarse, sino los pinceles que se bañan de colores para luego volar libremente en cada trazo que Laura Báez de Lacayo deja marcado en sus cuadros. Con amplia trayectoria en la plástica nacional, su obra ha sido reconocida en múltiples exposiciones y por la temática que ha abordado siempre ha logrado destacar.

En una exposición de proyecto descoloniales, la curadora Marcela Valdeavellano dijo que Báez de Lacayo es muy importante porque no renunció nunca a la pintura como herramienta tradicional. Dice que a través de ella se movió hacia la identidad en el sentido del volcán, que está presente en todo lo que significa ser nicaragüense, un tema actual a propósito de la reciente actividad del Momotombo.

“Intitulé mi proyecto CALDERAS IDENTITARIAS, porque, ¿no es la historia de Nicaragua, de nuestras comunidades, de nosotros mismos como individuos, exactamente como la de un volcán? Nos establecimos desde tiempo inmemorial en un territorio de gran belleza, formado por volcanes y lagos volcánicos, vivimos entre temblores internos y externos y podemos parecer conformistas, pero guardamos en el interior una energía que siempre busca el camino para generar cambios, y cuando no logra evacuar su voluntad, estalla, cambiando nuestros horizontes para siempre”, señaló sobre sus volcanes. El colorido de la comida nicaragüense ha estado presente en su trabajo también y se ha congelado en una serie de cuadros en los que la artista maravilla. 

¿Cómo se define Laura Báez de Lacayo? 

Antes que mujer soy persona y antes que persona, soy artista, lo que implica ser mujer, porque la sensibilidad que se requiere para crear es la de la procreación, nuestras obras son hijos.

¿Cómo llegó al mundo del arte?

Entré en el arte naturalmente. Fue una necesidad vital y artistas como Alberto Icaza y Reynaldo Hernández me iniciaron en las técnicas para expresarme, aunque como todo niño, me fascinó la expresión visual desde mi primera edad.

Entonces, ¿desde hace cuánto pinta?

Pinto desde que tengo consciencia. Siempre me gustó estar rodeada de lápices de colores y crayolas. Paredes y papel eran mi felicidad.

¿Cuáles son sus metas?

Mis metas en el arte son aportar nuevas miradas al mundo, pero yendo hacia dentro de nuestro ser nicaragüenses, camino hacia nuevos descubrimientos y agradezco en ese sentido el apoyo de tantos amigos y amigas, por supuesto de mi familia y de mi curadora, Marcela Valdeavellano.

¿Cuáles son sus pasatiempos favoritos? 

Jugar con mis perros y cocinar, que es como hacer arte, necesito felicidad e innovación.

Reconocimientos

•Artista seleccionada para VALOARTE 2014 por el jurado compuesto por Carlos Capelán, Rolando Faba y Clara Asitasarán, San José, Costa Rica.

•Invitada por Fundación Rozas Botrán para exhibir en el Museo de Arte Moderno de Guatemala y para una muestra durante las celebraciones de “Guatemala, capital Iberoamericana de la cultura”.

  • 2004 Tercer Premio del Certamen Nacional de Pintura “Antonio Sarria”, Banco Central de Nicaragua.
  • 2002 obra clasificada Premio Nacional de Pintura “Toribio Jerez” Banco Central de Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus