•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Japón se lleva el primer lugar cuando de innovaciones de trata. Ya lo ha hecho con la tecnología, la medicina y ahora con la belleza, trayendo un nuevo concepto en el  arte de la manicura con el negative space (espacio negativo) que más que una moda, es un juego entre partes pintadas y sin pintar en la que predominan los diseños geométricos. 

En otras palabras, el espacio negativo se refiere a los trazos que se dibujan sobre la uña dejando una parte sin esmalte. Como te supondrás, el resultado es totalmente personalizable, ya que va dependiendo de cómo elijas las formas y los tipos de esmalte, de tal forma que cada uno tendrá un aspecto diferente. 

Su nombre proviene de un término muy utilizado en la psicología. Seguramente recordás aquellas imágenes en la que no se sabe a ciencia cierta si se trataba de un jarrón o de  dos rostros de perfil enfrentados. Pues, este es un ejemplo de un espacio  en negativo. Esta técnica es muy utilizada tanto en el mundo del arte, como en el de la pintura y la fotografía, y consiste en dejar un espacio vacío alrededor del objeto principal creando, a través de planos de color, unas formas ambiguas muy llamativas para el ojo humano. 

Llevarlo en tus uñas es fácil. Antes de empezar, debés aplicar un tratamiento concentrado ideado para mejorar el aspecto de las uñas y fortalecerlas, de esta forma, tu manicura se verá más lisa y reparada. Este lo podés aplicar como base. 

Si no tenés buen pulso, debés cubrir las uñas con tiras adhesivas para  definir el espacio negativo, simulando la forma que te guste más. Podés tapar el medio de la uña con una capa fina colocada en posición vertical, procurando que quede bien pegada, especialmente en los bordes. En este caso, podés utilizar un color neutro como base, el blanco o gris metálico. Una vez que el esmalte esté seco, podés retirar el adhesivo en el sentido contrario a la tira. 

Para que el estilo quede más personalizado, seleccioná unas tiras más finas y colocalas en los bordes entre la parte pintada y no pintada. Podés utilizar uno o dos tonos más claros o más oscuros que en el procedimiento anterior. Para finalizar, sella el resultado con una base protectora para que la manicura dure más tiempo intacta. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus