•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El  pelo se tiene que quedar en tu cabeza, no en el cepillo, aunque sea imposible pasar contando todos los cabellos que se te caen, es cuestión de sentido común saber cuándo se está botando de más. Se dice que al día se pierden entre 60 y 120 cabellos, y si esta cifra aumenta estamos frente a un problema que va más allá de lo estético y que supone una alarmante razón médica.

En los hombres, la caída del cabello, conocida también  como alopecia, afecta en promedio a un 47% de los  menores de 30 años, mientras que en las mujeres afecta a un tercio de la población.

De acuerdo con los especialistas de la piel, el cabello pasa por tres fases: crecimiento, latencia y reposo. La  fase del crecimiento  dura de dos a seis años  y es clave para la formación del cabello sano. Es ahí cuando se forma el pelo nuevo y crece el existente, es por esa razón que se vuelve más sensible,  por eso, el estrés, las enfermedades o una alimentación desbalanceada pueden hacer que la actividad de la raíz del cabello y la fase del crecimiento se reduzca.

La pérdida normal del pelo ronda los 60 y 120 al día, si son más supone un problema médico.

La fase de latencia, que tarda de 5 a 6 años se caracteriza por ser un período de inactividad aparente, donde el folículo está sometido a una lucha entre los factores que inhiben el crecimiento y los que la activan, mientras que  el de reposo que dura de tres a cuatro meses, es el período donde el cabello se cae,  tanto por sí solo como a consecuencia del empuje que ejerce el cabello que va en crecimiento. Y como cada vez que un cabello se cae debe salir uno nuevo del mismo folículo, entonces nosotros cambiamos por completo de cabellera en un promedio de 8 a 10 años.

Causas

“Cuando su caída no es parte de su desarrollo normal, hay muchos factores involucrados como la herencia, factores hormonales,  el abuso de químicos y  el cabello graso”, expresa Nelly Robleto, estilista profesional y dueña de “Bellezas Lilly”.

La experta agrega que la grasa tapa por completo el cuero cabelludo  y el problema se vuelva crónico, provocando que el cabello no crezca y se caiga, por el mismo problema  que este no transpira. Para muchos la solución es tratarlo con mucho shampoo, aunque lo único que logran es resecar el pelo.

“Lo recomendado para este tipo de cabellos es utilizar un peeling capilar y luego aplicar tónicos capilares acompañados de shampoo antigrasos. El peeling capilar consiste en un proceso mediante el cual se eliminan las células muertas y las distintas partículas de suciedad y sebo que se van acumulando en la piel y que no se pueden eliminar simplemente con la higiene habitual que brinda el shampoo”, detalla Robleto. En el caso que el cabello sea procesado, deben utilizarse productos libres de sulfato para que el color se mantenga.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus