•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay mejor forma de añadir un toque de glamour hollywoodiense a cualquier look que aplicando un buen labial rojo a tu boca, dice Jackeline Álvarez, estilista profesional de Exacto Beauty Salon. La experta agrega que el rojo no es el tono más fácil de trabajar, debido a que se necesita algo de precisión para que el color quede en su sitio. La buena noticia es que con práctica en casa, podés poner a prueba tu destreza para aplicarte con facilidad este tono de labial.

La profesional aconseja que lo primero que tenés que hacer es elegir bien la tonalidad de rojo que vas a usar. Existen labiales rojos con un subtono cálido, que tiran más hacia los marrones y anaranjados, y otros que tienen un subtono frío, es decir que se ven más profundos, más azulados. A las blancas les va bien cualquier tono de rojo, a las morenas les quedan mejor los rojos oscuros y a las mujeres de piel oscura les quedan los rojos intensos.

Pasos

La maquillista te brinda los pasos para que practiqués en casa las técnicas que podés emplear con tu labial rojo. Para ello, primero aplicá un bálsamo hidratante de labios, para que los labios no luzcan resecos. Para evitar que el color se corra ponete la base que usás normalmente con la ayuda de los dedos, alrededor de la boca y difuminala bien para que luzca natural.

Luego, delineá los labios con un lápiz para labios rojo del mismo tono que el labial que vas aplicar, ambos productos deben ser de los colores más parecidos posibles para que no se vea la diferencia una vez que terminés de maquillar los labios. Comenzá por delinear el labio inferior y después el superior de adentro hacia fuera. Corregí cualquier error pintando en el sentido opuesto sobre la línea.

Acto seguido, rellená los labios con un poco de delineador en las orillas y luego aplicá el lápiz labial rojo con la ayuda de un pincel para labios, esto para que el labial dure más. Si querés emparejar un poco más el color al finalizar con el pincel, aplicá directamente el labial sobre los labios. Si te parece que el color quedó muy intenso, retirá el exceso con un pañuelo desechable colocándolo en medio de la boca, entre los labios y cerrándolos para quitar un poco de color.

Para darle a los labios una mejor definición y evitar que el rojo se salga de su lugar, aplicá corrector en los bordes de los labios con la ayuda de una brocha delgada. Una vez que hayas terminado de trazar la línea, difuminala con la ayuda de la brocha, para que no se vea como una plasta. Finalmente, sellá el corrector con el maquillaje en polvo que normalmente usás y ¡listo!, tus labios van a lucir con una tonalidad roja y perfecta por más tiempo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus