•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la variedad está la riqueza y en lo que a cintillos se refiere, definitivamente hay uno para cada estilo.

No existe un libro que nos diga cuándo nacieron los cintillos, pero basta ver fotografías de hace décadas para darnos cuenta han existido desde hace mucho tiempo, de ahí que lo usen las abuelitas, las madres y las niñas.

Hoy en día las madres difícilmente conciben un vestido sin el cintillo respectivo, por ello es fácil ver a las bebecitas lucir este accesorio mientras dan un paseo.

Según la estilista Raquel Hernández, el cintillo acomoda, perfecciona un outfit y destaca un look algo más fome o apagado.

Gruesos, delgados, finitos, de género, lana o acrílico. Te los puedes poner alrededor de la cabeza  sin preocupación porque siempre lucen bien.

De moño: Son ideales para las princesitas del hogar. Vienen en infinidad de colores. Son confeccionados con materiales que no aprietan la cabecita de la niña

De trenza: Si elegís bien el tono podrás crear la ilusión óptica de que trenzaste tu pelo y que lucís un peinado espectacular.

Pañuelos con estilo: Si te gusta innovar esta opción te cae como anillo al dedo. Tu pañuelo podés convertirlo en cintillo con tan solo anudarlo con estilo.

Tipo diadema: Son para ocasiones especiales. Los hay de pedrería, hilos o metal. Proporcionan un estilo sofisticado y elegante.

Estilo hippie: Moda retro, pero súper actual. Estos no detienen el cabello, sino que pasan por la frente dando un toque diferente.

Hechos con rosas: Generalmente se usan para bodas o quinceaños. Funcionan como diademas naturales y son efectivamente chic.

Estilo turbante: Los hay como turbante completo o como cinta entrelazada al centro. Son los que están en apogeo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus