•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Isabel Parrales es una periodista carismática que ha hecho carrera como presentadora de televisión en Canal 13. Es extrovertida, luchadora y fiel creyente en que con Dios todo es posible.

Parrales hace algunos meses contrajo matrimonio y se declara feliz por estar esperando a su segundo bebé. Conozca su historia.

¿De dónde sos originaria?

Dios me regaló el privilegio de nacer en la cuna de “El Güegüense” o Macho Ratón, “Diriamba, la capital del mundo”.  Hay personas que la conocen también como la cuna del futbol, del hipismo y del mero Cacique Diriangén.

¿Qué recuerdos tenés de tu niñez?

Muchos son los recuerdos de esa niña soñadora, uno de ellos mi madre mujer admirable que de una u otra manera trabajaba de más para que su única hija en ese entonces pudiera salir en la gimnasia, de palillona, abanderada, también para que representara a Carazo en concursos como  “Feria Nacional de la Tierra” en donde realicé un discurso de 7 minutos sin parar, sobre la cuenca hidrográfica de Carazo ante más de 10 mil personas , otro gran orgullo de mi niñez fue haber participado en concursos de oratoria y gracias a Dios Carazo quedó en primer lugar y después esperaba ansiosamente el 14 de septiembre en donde el alcalde de ese entonces me llamaba ante miles de personas en el Estadio Cacique Diriangén para premiar ese gran esfuerzo. No olvido a esa palillona hermosa que desfilaba como las grandes en las calles principales de mi bella Diriamba.

¿Cómo te definís?

Me defino como una persona noble, de horizontes amplios, espontánea, de ambición sin límites, me suelo proponer metas difíciles de alcanzar pero con Dios. Hasta el momento puedo decir que nada me ha sido imposible, los desafíos me hacen dar lo mejor de mí. El pasado es pasado, soy una mujer que me agarro de las manos de Dios y sigo de frente.  

¿Por qué decidiste estudiar comunicación?

Primero porque siempre me ha encantado hablar frente al público, por algo tuve el valor de concursar en las Fiestas Patronales de Diriamba en el 2010 y expresarme frente a miles de personas, segundo porque desde pequeña lo anhelaba. Mi mamá me dice que siempre jugaba a ser presentadora practicando frente al espejo y mi micrófono era mi peine o el control del tele. Cuando me iba a inscribir en la U mi papá me decía estudiá informática,  es más, de tanta insistencia iba dispuesta a matricularme en esa carrera, pero hay algo en mí que me decía no lo hagás, tal vez fue mi ángel de la guarda, y empecé a llorar y era tanto mi llanto que mi papá me dijo estudiá eso para que andés cargando un micrófono exponiéndote en las calles. Yo le dije toda carrera es un riesgo, la vida en sí es de riesgo, o lo hacés o no hacés nada en tu vida, además comprendí  que el periodismo es un modo de mirar el mundo, de sonsacarlo, de elaborarlo narrativamente, de transmitirlo.

¿Qué es lo que más te gusta de esta carrera?

Mi carrera ha sido el medio para llegar a mi gente, a  mi pueblo, conociendo sus costumbres, sus necesidades, sus anhelos, sus deseos más íntimos, porque increíblemente al hablar con nuestra gente en muchas ocasiones te abren su corazón, además porque es una carrera que te ayuda en gran manera a conocer el mundo.

¿Cómo ha sido tu experiencia frente a las cámaras?

Única, desde un principio los nervios me dominaban, no hay libro que te enseñe cómo ser un buen periodista o una buena presentadora, solo es de proponérselo, ser disciplinada y confiar en Dios y en uno misma.

Llevo 4 años frente a las cámaras y hay momentos que siento esos nervios, pero gracias a Dios hoy en día puedo controlarlos.

¿Era la televisión tu objetivo?

Sí. Soy ejemplo de que los sueños sí se cumplen y más cuando el centro de nuestras vidas es Jesucristo.

¿Canal 13 es tu primer trabajo?

Desde los 16 años empecé a trabajar y estudiar, trabajé en el mercado, en farmacias, en suministros dentales, en una radio cristiana de mi bella Diriamba, apoyé a la Alcaldía de Diriamba con los reinados posteriores al mío, realicé los miles de casting para poder entrar en un medio, hay personas que se burlaban porque no tenía experiencia y eso me dio fuerzas para decirme “Parrales vos podés”. Recuerdo que antes Canal 13 era una productora RGB, yo iba casting tras casting hasta que por fin Dios y sus dueños me dieron la oportunidad, perseveré y aquí estaré hasta donde me lo permitan.

¿Cómo has combinado la maternidad y el hecho de vivir fuera de Managua con tus responsabilidades laborales?

Ser madre es entrar a un mundo hermoso lleno de sacrificios, de responsabilidad, de entrega. El tiempo que tengo libre lo dedico a mi hogar, a mi hijo, a mi esposo y a mi futuro hijo (o hija, aún no sabemos el sexo). Actualmente, mi esposo, William Medrano, es uno de mis motores fundamentales que me insta a seguir luchando en esta vida por cada una de mis metas, mi pequeño Lau y mi bebé que está creciendo en mi vientre son ese motorcito que hacen que mi corazón se despierte todos los días, somos un equipo y tratamos de ser responsables mi esposo en su trabajo, Lau en la escuela y yo en el canal, cuidándome para que nazca saludable mi bebé , aunque a veces es duro no lo niego y más cuando los hijos se enferman es como tener mi pedazo de corazón en Carazo y otro en Managua, pero siempre confiando en Dios después de la tormenta siempre viene la calma.

¿Cuáles son tus metas?

Crecer espiritual y profesionalmente, como esposa, madre, sacar un postgrado, si Dios me lo permite algún día ser productora o bien relacionista pública de alguna empresa o institución.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus