•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El esmalte rojo sigue siendo un clásico en nuestro kit de pinturas de uñas y aunque haya decenas de tonos, el rouge es el que prevalece.

Este tono es sexy y femenino, es una especie de complemento para nuestro aspecto, incluso puede ser tu socio para levantar cualquier look, hasta uno que sea muy serio. Pero, como todo en exceso tiene sus consecuencias, en general los tonos oscuros tienden a manchar nuestras uñas y por ende, es inevitable no aplicarnos un esmalte para ocultar la sombra del defecto, tal y como lo ha manifestado el pedicurista francés Bastien González: “Las mujeres abusan de las lacas --esmalte-- de uñas porque quieren ocultar imperfecciones”.

Según dio a conocer la revista Vogue, González cree firmemente en la necesidad de retirar el esmalte de uñas pasados los tres días al reflexionar en la siguiente expresión:"¿Cuánto tiempo mantenés el maquillaje en tu rostro? No me importa que te pintés las uñas, pero pasados tres días el pigmento del color empieza a dañar la uña. Retiralo, usá un ungüento como mascarilla toda la noche y al día siguiente pintalas de nuevo”, aseguró el experto en la prestigiosa revista.

Otro factor

Además de los esmaltes oscuros, el uso frecuente de uñas acrílicas o postizas pigmentan de amarillo nuestras células, puesto que las uñas postizas van pegadas a nuestras uñas naturales y estas impiden que respiren adecuadamente, sumando a ello que la pega que se utiliza para adherirlas contienen químicos que pueden provocar que nuestras uñas pierdan su color natural. Por eso, aquí te compartimos algunos tips.

Retirar el esmalte

Cuando el color del esmalte es oscuro resulta un fastidio quitarlo, ya que nuestros dedos terminan manchándose. Podrías intentar mojar tu mano antes de empezar a retirar el esmalte, con movimientos circulares.

No dejés de pintarte

Si creés que evitando pintar tus uñas la pigmentación amarilla va a desaparecer, estás equivocada. Evitá dejar tus uñas sin una base, más bien buscá esmaltes específicos que te protejan y fortalezcan tus uñas.

Base y brillo

Aunque suene repetitivo es necesario repasarlo. Es básico usar una base que nos proteja la uña para que el esmalte no la estropee y para que el color no la impregne, esto va a disminuir que tomen una apariencia amarillenta.

Bicarbonato

Otro truco efectivo es: partir un limón a la mitad, poner un poquito de bicarbonato sobre el limón, dejar que se impregne y aplicar en la uña con un cepillo. Es una especie de masa que se obtiene al mezclarse el bicarbonato con el zumo.

Lima y aceite

Además de mantener nuestras uñas con la misma longitud, las limas pulidoras suelen ser eficaces para eliminar la pigmentación amarilla. Podés incluso una vez retirado el esmalte, aplicar un aceite para hacer el procedimiento.

Limón y cepillo

Puede que lo hayás oído muchas veces y que aún no terminés de creerlo. Pero el limón natural te puede ayudar a blanquear las uñas, ¿cómo? arrastrándolo directamente por la uña después de haber retirado el esmalte.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus