•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Podés comenzar a recortar el vello y eliminar lo que te sobre. Para quitar los más largos, peiná tu ceja hacia arriba con un cepillo y recortá los pelos con una tijera o un rasurador. Esos pelillos largos nunca los debés retirar con pinzas, ya que podés dejar pequeñas calvas que arruinarían el aspecto de la ceja.

Después utilizá las pinzas de depilar para darle la imagen ideal a tu ceja, teniendo en cuenta su forma original y tu tipo de cara. Luego de un primer repaso en el que quités los vellos más evidentes y molestos a la vista, alejate del espejo para comprobar el efecto y ver si debés eliminar otro para dar forma.

Alargada

Las cejas con una pequeña caída en el ​extremo externo compensarán la verticalidad de tu tipo de cara. Solo tenés que saber la distancia de tus cejas de acuerdo con tus ojos.

Rectas

Presta atención al grueso del pelo para que el look se vea natural. Si no tenés unas cejas muy pobladas, podés recurrir a pequeños trucos como darles más volumen con lápiz para cejas.

Cuadrada

Dale un aspecto diferente a tu rostro, a partir de unas cejas con ángulo pero menos marcadas que en el caso de las redondas, que suavizarán los volúmenes de un rostro triangular.

Corazón

(Frente ancha y mentón fino) Le van mejor cejas en forma de corazón que contrasten con la amplitud de la frente. Aquí la tendencia de la forma debe ser aún más redonda.

Finas

Te dará un carácter sofisticado y de elegancia a la hora de lucir tu rostro. Para ello debés tener la forma de tus cejas con un arco natural y favorecerá caras alargadas o con forma de corazón.

Redonda

Las cejas redondeadas son las que más se aproximan al crecimiento natural del pelo. Con ellas compensarás la redondez del corte de tu cara (se marca bastante el pico).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus