•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se define como una mujer esforzada, trabajadora y luchadora. Asegura que todo lo que ha alcanzado en la vida es fruto del tesón con el que ha impulsado cada uno de sus proyectos. Se considera ciento por ciento norteña. Desde hace 30 años vive en Estelí, una ciudad que considera la más bella del mundo.

Gioconda Gadea es periodista de profesión. Sus primeros pasos los dio en la radio, trabajó en televisión pero se posicionó en relaciones públicas. Ha laborado en diversas instituciones gubernamentales y actualmente desempeña dos trabajos y ambos están vinculados al sector turismo.

Es amante del cine, le gusta salir a caminar, también confiesa que es sencilla, no le gusta nada estrafalario. Su principal meta es hacer de su hijo un profesional y un hombre de bien.

“Soy alguien que ha tocado suelo pero he aprendido que cuando está más oscuro es que va a amanecer. ¡Me he levantado y he logrado salir adelante, con la ayuda de Dios y de mi familia!”, compartió.

¿Desde hace cuánto está vinculada a trabajar en turismo?

Tengo muchos años ligada a esta actividad y puedo dar fe de que Nicaragua ha tenido un crecimiento sostenido en turismo, por lo tanto, hemos ido viendo cómo se ha venido diversificando la oferta y cómo el país se ha ido posicionando como destino turístico. Esto me encanta, más porque trabajé en el Instituto Nicaragüense de Turismo. Ahora ya conozco al gremio, al sector hotelero y de servicio, por lo tanto, disfruto mucho trabajar en el turismo.

Entre sus grandes batallas encontramos la que libró contra el cáncer, ¿cómo esto le cambió la vida?

Así es. Hace seis años tuve cáncer, gracias a Dios es una lucha pasada, pero aprovecho este espacio para hacer un llamado a las mujeres para que siempre se hagan su papanicolau, porque la prevención cuenta y cuenta mucho, pues es determinante para sobrevivir. Es tan solo una vez al año, así que háganselo.

Con la experiencia de haber tenido cáncer aprendí a valorar cosas que antes no valoraba. Me di cuenta que la vida es bella. Dios me dio una segunda oportunidad para estar con mi hijo, porque cuando padecí cáncer solo pensaba en él, que es lo más importante en mi vida, lo amo por sobre todas las cosas.

¿En qué cosiste su apoyo a mujeres que tienen procesos de pensión alimenticia?

Yo pasé por un proceso similar, así que creamos una página en Facebook  en la que admitimos a mujeres que llevan demandas.  Tenemos asesoras legales en la página que las apoyan. Hago esto en mis tiempos libres, cada vez que puedo, porque pienso que todas debemos aportar un granito de arena, si somos bendecidas debemos retribuir un poco para ayudar a los demás.

"Nicaragua ha tenido un crecimiento sostenido en turismo, por lo tanto, hemos ido viendo cómo se ha venido diversificando la oferta y cómo el país se ha ido posicionando como destino turístico".  Gioconda Gadea, Periodista.

A propósito de las demandas, ¿cree usted que realmente las leyes están favoreciendo a las mujeres?

Se han dado mejoras en beneficio no de las mujeres, sino de los menores de edad, sin embargo, un proceso es siempre cansado, desgastante, te induce a decir ya no voy a seguir, y es ahí donde entro yo y les digo que sí tienen que hacerlo. Hay mucho camino que recorrer en ese sentido y les digo a las madres, háganlo por sus hijos. La pensión alimenticia no es una ayuda, es un deber de los padres con los hijos. Además, la pensión es para los hijos no para las madres.

En la página somos bien selectivas, solo agregamos a mujeres que llevan procesos, actualmente tenemos 120 usuarias. Me alegro cuando me llaman para decirme que obtuvieron sentencia a favor de sus hijos. Me entristece cuando pasa lo contrario. También me afecta cuando las mujeres me dicen que por falta de tiempo van a dejar el proceso, porque en los trabajos no le permiten estar faltando tanto. Creo que todavía se puede hacer algo más. Con el nuevo Código se establece que en cinco meses debés tener sentencia, pero aún los procesos son tequiosos. Son desgastantes para la mujer emocionalmente. Mi proceso duró cuatro años.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus