•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es seguro decir que un armario desordenado no contribuye a la felicidad de nadie. Por el contrario, un clóset en orden puede traer armonía o, al menos, una sensación de alivio al finalmente encontrar esa pieza que se había sumergido hace mucho tiempo en el fondo de este.

“Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”, reza un dicho popular que resume lo que todas deseamos en nuestros armarios. 

“Para organizar bien un armario lo primero es hacer limpieza. Utilizamos el 20% de nuestro guardarropa, el 80% generalmente es material estático”, explica Mariú Lacayo, asesora de imagen. “Es por eso sumamente importante deshacernos de todo lo que no usamos. Con una buen limpieza de armario se trata de invertir las cifras”, prosiguió.

Lacayo detalla que trata de hacer limpieza en su armario cada seis meses y que cuando no lo hace el wardrobe se satura y es más complicado saber qué se tiene y que no.

Sus reglas principales a la hora de hacer limpieza son “primero sacar todo lo que no hemos usado en los últimos seis meses,  segundo sacar todo lo que esté dañado, manchado o con agujeros y por último deshacernos de todo lo que nos queda pequeño o grande”.

Sin embargo, asegura que pueden ayudar otros factores como saber cuáles son los colores que nos favorecen y cuáles no, dice que es vital manejar bien nuestra tipología de cuerpo para no almacenar piezas de ropa que no nos vayan. “Estas son cosas que podemos identificar a través de una asesoría de imagen”, reflexiona.

Muchas veces cuando nos disponemos a organizar nuestro armario creemos que esta tarea es simplemente doblar la ropa y amontonarla por ahí y llegado el momento de salir desarreglamos todo y al día siguiente terminamos llenándonos de estrés. Por eso Amaia Odriozola, editora de la revista Glamour, escribió en el artículo “Cómo organizar tu armario de temporada”, 13 claves que te separarán de ser caótica o la mujer más impecable, pues tener un armario bien ordenado también implica maximizar tus compras y conseguir mejores looks en menos tiempo.

Te interesa: La ropa deportiva, en los armarios con más “glamour"

Lo primero es aligerar el armario. Para decidir qué tirar y qué no, Odriozola te pide que te hagás tres preguntas: ¿Hace más de un año que no lo utilizás?, ¿es de tu talla actual? y ¿lo comprarías a día de hoy?

Hacé un inventario

Saber cuántas prendas tenés te hará ser más consciente. Cuántas camisetas blancas, cuántos pares de jeans y también cuántas cosas que no te ponés.

Tops y camisetas

Si tenés espacio para colgarlas todas, la editora dice que lo hagás, pues las tendrás más a la vista. Si las vas a guardar en cajones, en lugar de doblarlas y hacer montañas, enrollalas: así podrás verlas más fácilmente a la primera.

Color vs. forma

Es mucho más práctico ordenar las prendas cromáticamente, así encontrarás la que buscás más rápidamente. Hacelo con los sweaters, los jeans y los vestidos.

Las perchas

Colocá una prenda por percha, nada de amontonar. Eso sí, los conjuntos de falda y top, por ejemplo, o los trajes combinados deberán estar juntos.

Estanterías

Más allá de las perchas y cajones, una estantería te puede servir para organizar complementos, desde zapatos hasta bolsos y sombreros.

Lencería

Ordená la ropa interior por tipo de artículo (sujetadores a un lado, medias a otro lado, etc.) y asegurate de que haya rotación para evitar utilizar siempre las mismas prendas.

Tus joyas

Las joyas dan juego a crear paneles, colgadores de collares y bodegones en los que encontrás fácilmente lo que buscás. Seguí un orden por categorías (pendientes / collares / anillos / pulseras) y te será más fácil.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus