•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hace 13 años, la creatividad en el diseño de joyas se posesionó de las manos de María Renée Quintero Lugo, una matagalpina de 35 años que, aparte de ser licenciada en Mercadeo y Administración, elabora maravillosas piezas artesanales que conquistan las miradas de todas aquellas mujeres que son amantes de los accesorios. “Yo voy a llegar hasta donde Dios me lo permita, yo trabajo constante en esto, porque las oportunidades pueden llegar en cualquier momento y tengo que aprovecharlas”, sostiene Quintero, quien estuvo retirada de este oficio por algún tiempo pero este año regresó con más fuerza para dedicarse a diseñar joyería, según ella, uno de sus pasatiempos favoritos.

Para la matagalpina, meter pelotitas en un hilo, utilizar tenazas y prensar, es cosa del pasado, pues lo innovador está en crear piezas originales que involucren detalles de pintura, tejidos, bordados, telas y otros tipos de técnicas. Entre sus cualidades, María Renée manifiesta que es perseverante y muy creyente en Dios, su empeño es tal que puede pasar un día completo haciendo un juego de collar hasta que lo termina.

¿Cómo te involucraste en el quehacer de la joyería artesanal?

Siempre me gustó la parte artística, nunca tomé un curso de manualidades ni de nada por el estilo; quizás heredé de mi madre el arte, ella es pintora y en ocasiones yo también pinto. Cuando tenía cerca de los veinte años, recuerdo que me gustaba desbaratar los collares que tenía y los transformaba, les daba otro estilo. Todo lo hacía para mí y la gente creía que yo compraba los accesorios en alguna tienda, pero todo era hecho por mis manos.  -Parte de sus diseños-

¿Qué te decían las personas de tus creaciones?

Me decían que les recomendara el lugar en donde había comprado los accesorios, se sorprendían al decirles que yo los hacía, la verdad recibía y aún sigo recibiendo muchas ovaciones por parte de las personas, quienes fueron las que me instaron a montar mi propia joyería y fue así como me lancé a probar suerte en este mercado, claro, todo con la bendición de Dios. La gente fue la que me dio la idea de vender.

¿Por qué decidiste mantenerte un tiempo con perfil bajo?

Cuando finalicé mis estudios universitarios, abrí una tienda en Managua, después tuve la oportunidad de abrir otra. En ese entonces, hacía accesorios con piedra semipreciosas, todo marchaba bien hasta que llegó la moda de lo plástico, y ya vendía poco, además por razones personales, tuve que regresarme a Matagalpa. Con todo esto, mejor decidí quedarme con clientas fijas, que hasta hoy conservo desde hace trece años.

En enero de este año retomaste la joyería, ¿qué te motivó a emprender? 

Siempre seguí haciendo cosas para mí y para quienes me hicieran pedidos. Cuando la gente miraba mis diseños de joyería artesanal, me decían que les gustaban porque se diferenciaban de los accesorios tradicionales, aparte que yo elaboro cosas al gusto y comodidad del cliente. De ahí que las personas me hayan animado a abrir una tienda en Matagalpa.

-Parte de sus diseños-¿Qué hay sobre las ideas de tus diseños?

Fue raro, porque un día me desperté y me dije a mí misma: voy a inventar algo, ese algo tiene que ser diferente de lo que hacía antes y me puse a hacer pruebas, diseñé varias cosas y luego, modelaba mis propias creaciones, fue ahí cuando sentí el apoyo de las personas que me decían que los accesorios se miraban innovadores y originales y que abriera una tienda, la cual llamé Oxus Joyería Artesanal.

Mi fuente de inspiración puede ser cualquier cosa, hay días en que no se me ocurre nada y hay otros en los que tengo muchas ideas y lo aprovecho, desde que amanece hasta que anochece, siempre y cuando mi hija me lo permita.

¿De dónde adquirís los materiales que utilizás en tus creaciones?

Los compro por lo general en Managua, algunas en Matagalpa, los detalles más finos los adquiero en los Estados Unidos y China

¿Qué tipo de materiales empleás para tus diseños?

Utilizo telas, metales, alambres, fantasía, piedras semipreciosas, textil, cuero en fin, todo aquello que yo vea que lo puedo usar.

Aparte de tu inspiración, ¿En qué otras herramientas de información te apoyás?

Soy bien curiosa, pero me apoyo más del entorno, a través de la observación de lo que la gente usa con respecto a colores, telas, combinaciones. Mi ojo capta algo y lo transformo en un accesorio.

¿Cuál es el compromiso de Oxus con las mujeres?

El giro que le quiero dar a Oxus Joyería es que los accesorios pueden ser para cualquier tipo de mujer, desde gustos sencillos con detalles pequeños en los diseños hasta clientas que optan por piezas estrambóticas y más atrevidas. Yo fabrico cosas que le puedan servir a la mujer en su día a día. 

¿Cuál es tu dinámica de comunicación con los clientes?

Como estamos ubicados en Matagalpa, a través de nuestra página en Facebook, Oxus Joyería Artesanal, nuestros clientes nos escriben y nos detallan cómo quieren el diseño de su joyería o bien, me envían fotos para que me dé una idea de sobre cómo quieren el accesorio. Los clientes quedan satisfechos, porque me gusta impregnar un sello personal en la joyería, trato de hacer las prendas lo más parecido posible a lo que piden. Todas las piezas son elaboradas 100% a mano con piedras semipreciosas o de imitación.

¿Qué consejo les darías a las personas emprendedoras?

La palabra clave es perseverar, no dejar de creer en uno mismo ante cualquier adversidad, las puertas que se te abren son bendiciones y las que no, te permiten mejorar y crecer como persona para obtener algo mejor en el futuro. Nunca hay que dejarse influenciar por gente pesimista.

¿Qué proyecto tenés a futuro?

Yo quiero hacer de Oxus una marca con la que las mujeres puedan identificarse, que se sientan orgullosas de portar una prenda con la que se sienten seguras y cómodas, que vaya con su personalidad. Todas las piezas que hago son exclusivas, hay una para cada mujer. Mi meta es seguir creciendo como diseñadora de joyas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus