•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las uñas son parte de la piel y estas se desarrollan desde la zona de la base ungueal, que se sitúa debajo de la cutícula. A medida que las nuevas células crecen, las viejas se endurecen y compactan hasta terminar saliendo por la punta de los dedos. En general, las uñas están compuestas por capas de queratina, la cual es una proteína; según explica Fernanda Pérez, dermatóloga del Instituto de Dermatología.

Según describe Pérez, las uñas sanas son lisas, no rugosas ni agrietadas, y tampoco tienen manchas ni decoloración. Eso sí, alguna veces pueden volverse débiles o quebradizas, como por ejemplo cuando se abusa de la acetona para remover el esmalte; cuando se exponen en forma repetida a temperaturas extremas; en los casos en que tengan contacto frecuente con sustancias químicas como las contenidas en los productos de limpieza; o cuando se sumergen en agua por periodos prolongados de tiempo.

La solución

¿Qué se puede hacer para fortalecerlas? Según manifiesta la dermatóloga es importante tratarlas con suavidad y tomar algunas medidas de autocuidado como: usar guantes para lavar platos o aplicar productos de limpieza, remover el esmalte con productos que no contengan acetona, humectar a diario uñas y cutículas, y aplicar sobre ellas algún endurecedor, cuya acción les ayudará a ser más resistentes a quebrarse o partirse, de modo que las volverá más fuertes. 

Tomá en cuenta

No obstante, la especialista advierte que las uñas débiles también pueden ser el resultado de una infección. En este caso, la mejor forma de prevenir la acción de las bacterias sobre ellas, es mantenerlas limpias y secas. A lo anterior, se le suma que también hay ciertas costumbres que se deben erradicar: “no debemos mordernos las uñas ni halar las cutículas, porque esos hábitos pueden lesionar el lecho ungueal y permitir el ingreso de bacterias y hongos, provocándonos una infección”, recomienda Pérez.

También, la experta dice que “si tenés padrastros, debés cortarlos con cuidado porque podés arrancar tejido vivo junto con ellos y causar un daño que aumenta el riesgo de infección”. Asimismo, al cortar las uñas, la dermatóloga recomienda hacerlo de forma redondeada con una suave curva en la punta. “Si deseás hacerte la manicura, elegí un salón de belleza que cumpla con todas las expectativas profesionales. No permitás que te corten las cutículas, porque eso puede conducir a una infección de la uña”, sostiene. Verificá también que se esterilicen bien todos los instrumentos utilizados para evitar la propagación de infecciones.

Es posible, que pese a seguir al pie de la letra todas las recomendaciones, las uñas continúen débiles y quebradizas. En ese caso, señala Pérez, lo mejor es acudir a un dermatólogo que puede recomendar el consumo de biotina, un suplemento nutricional que según algunos estudios, podría reforzar las uñas débiles y quebradizas. Asimismo, puede ocurrir que el problema de las uñas se relacione con otro subyacente (psoriasis o dermatitis), lo cual debería verificarse con una evaluación más exhaustiva por parte del especialista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus