•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cabello rizado tiene bien ganada la reputación de ser uno de los más difíciles de manejar y peinar. Es más seco, frágil, más afectado por la humedad o falta de ella, más propenso a las puntas abiertas y con tendencia al encrespamiento. Es por eso, que en  ocasiones muchas mujeres recurren a la plancha o secadora para peinarlo  y “domarlo” ocasionándole con el uso frecuente daños irreparables.

El sitio schwarzkopf dice que el cabello rizado tiene tendencia a secarse y  necesita muchos cuidados. Al contrario que el cabello liso, no está en directo con el cuero cabelludo y por lo tanto tiene muy poco contacto con las glándulas sebáceas y sus propiedades suavizantes.

También explica que la cutícula es menos lisa y más sensible a las agresiones externas. Por todos estos motivos, el cabello rizado debe tratarse con la máxima suavidad, sobre todo mientras está húmedo. Cuando tu pelo esté mojado, no lo frotés con una toalla. Enrollalo en la toalla y presionalo con suavidad para retirarle la humedad. Utilizá a continuación un peine con púas largas para desenredar tus rizos. Y, sobre todo, evitá el uso de cepillos porque dividen demasiado los mechones del cabello.

Si pensabas que habías leído todos los trucos para dominar y mantener naturalmente perfecta esa melena, aún te falta leer estos tips que propone la revista mexicana Glamour en su edición digital.

1 Raíz

En la ducha, trabajala con los dedos desde la raíz hasta las puntas. El momento ideal para hacerlo será cuando te lavés el pelo. Dejá actuar el acondicionador.

2 Moño

Improvisá un moño en la parte superior de la cabeza mientras te terminás de arreglar y soltalo cuando vayás a salir.

3 Reavivar

El truco para reavivar el rizo es pulverizar agua sobre la melena para reactivar el efecto de los geles y productos aplicados.

4 Peine

Desenredá tu pelo siempre mojado, porque así mantiene su elasticidad, y hacelo con un peine normal de púas largas, pero no muy anchas para que lo desenrede por completo.

5 Protector

Si necesitás secarlo, hacelo siempre con difusor, pero sin tocar el pelo, solo aplicando aire a una distancia media. Aplicá siempre un protector para el calor.

6 Secado

Después del lavado no frotés tu cuero cabelludo con la toalla o volverás a enredar tu melena. En vez de esto, enrollalo en la toalla y presionalo con suavidad.

7 Producto

Una vez desenredado y aún húmedo, aplicá el producto que utilicés y colocalo tal y como querés que quede para dejar secar al aire libre.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus