•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando usamos anteojos, el maquillaje puede convertirse en un gran enemigo si no lo aplicamos correctamente, pero también puede ser el mejor aliado si sabemos sacarle partido. Con la ayuda de la maquillista profesional Marina Pineda, te damos algunos tips para que los anteojos no solo te ayuden a ver mejor, también a verte mejor.

Marco grande

La regla básica del maquillaje con anteojos es que mientras más llamativo sea el marco, más neutralidad necesitan los ojos, tanto en intensidad como en color. “Si son marcos grandes, lo mejor es tratar de dejar lo más neutro posible los ojos, usando marrones, máscara de pestañas, un delineado bien definido pero pequeñito, no muy grueso”, refiere la maquillista Marina Pineda. 

También hay que tratar que la boca no compita, pues la idea es que el maquillaje se vea equilibrado. Si el anteojo tiene mucho aumento o un vidrio muy grueso, idealmente es mejor solo aplicar máscara de pestañas para que el ojo se vea definido y abierto.

Marco de color

Si se usan anteojos con marcos de colores, lo ideal es que el maquillaje no compita con este. “Si es marco rojo, yo maquillaría siempre la boca roja, pero si son tonos verdes, amarillos o azules, jugaría con pequeños toques de color del mismo tono, pero en el ojo, como delineadores o sombras”, comenta la maquillista. 

Una propuesta, según ella, es tratar de buscar un rojo lo más neutro posible, ni muy cálido ni muy frío, para que no contraste con el marco del anteojo. El foco de atención se va al rojo del marco y de la boca, por eso lo ideal es que todo lo demás quede neutro: sin mucho delineador, sin mucha sombra oscura y sin mucho brillo.

Marco alargado

Cuando los marcos son alargados se puede potenciar esa forma con un delineado bien definido o con una profundidad más alargada al final del ojo para que se vea más almendrado, explica Pineda. “Si la línea queda muy redonda, esta va a competir con la esquina del marco y el ojo se va a ver más pequeño. En este tipo de anteojos que son más gráficos, la idea es que el maquillaje continúe esa línea”, manifiesta. 

Para esto, se puede jugar con delineadores, sombras más definidas o más difuminadas, pero que potencien esa prolongación. Si no te gusta el delineador negro, lo podés reemplazar por un color marrón oscuro y delinear de la mitad del ojo hacia afuera y bien esfumado para que el ojo se vea almendrado.

Marco fino

Como sinónimo de libertad, así define la experta al marco fino. Este tipo de marco permite jugar con colores e intensidades. Al ser más delgado deja mayor espacio para ver el ojo y con menos  información se pueden hacer cosas más gráficas o más definidas,  una propuesta es el smokey eye marrón. 

“Cuando el marco es redondo y aunque este sea simple, yo no lo recomendaría para una cara muy redonda o alguien que tenga los ojos excesivamente grandes o con mucho volumen, porque el marco encajona la forma de tu ojo y potenciaría esa forma”, aconseja Pineda.

Marco pequeño

Cuando los anteojos son más pequeños es importante generar el efecto contrario en los ojos, para eso la iluminación es fundamental. “Lo que se hace es aplicar más iluminador al comienzo del lagrimal, sobre el párpado móvil, para que se vea más definido”, expresa Pineda. Además, es aconsejable marcar un poco más la máscara de pestañas para que el ojo se vea más abierto. 

También, para potenciar ese efecto, hay que utilizar un delineador color nude. Como recomendación, mejor es no usar blanco, porque este se ve muy artificial; por ello siempre hay que tratar de buscar iluminadores o delineadores más neutros como beige o color piel, porque no es normal que alguien tenga una línea blanca.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus