•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El deporte es salud, belleza física, emocional y un estilo de vida. Es esa actividad que te vitaliza, te llena de positivismo y orgullo, sin embargo, es también un hobby que requiere de muchos cuidados, en especial para tu piel.

Mantener una higiene antes, durante y después de tus entrenamientos, te dará más confianza y confort, en esas horas de “workout”, añadiendo estos consejos que te presentamos a continuación evitarás acabar con el cutis al borde del colapso, con los poros cerrados y lo mejor es que te librarás de esos detestables granitos. ¡De ahora en adelante podrás mantener la higiene a raya mientras hacés deporte!

Antes

Una de las razones por las que muchas mujeres realizan sus entrenamientos físicos durante la mañana es porque a estas horas el cutis está libre de maquillaje.

Sayda Murillo, influencer fitness nicaragüense, comparte este mismo dato y señala que debido a la sudoración durante el entrenamiento los poros se abren y por ende, las impurezas llegan a obstruirse en la piel, sin embargo admite que “cuando toca entrenar luego de cualquier actividad, es importante tratar de limpiar el rostro de todo exceso de maquillaje, yo lo hago con toallas húmedas”.

Murillo expresa que en su rutina de belleza pre entrenamiento siempre busca sentir su rostro hidratado y lo logra incluyendo el uso de un bloqueador solar y con un buen peinado de cejas y pestañas.

Por su parte, Farah Eslaquit, entrenadora fitness de nutrición, cuenta que asiste al gimnasio después del trabajo. Así que su rutina se basa en quitarse el maquillaje, excepto por el rímel a prueba de agua, el maquillaje de cejas y el labial, que generalmente es de un matte y sobrio.

¿Y la melena?

Ambas aconsejan que la mejor manera de llevar el cabello es con una trenza o bien sujetarlo con una liga, que la frecuencia del lavado debe ser día de por medio y que es preferible no aplicar ningún spray o crema para peinar si querés librarte de caspa o barros en la frente.

Durante

Aquí es clave recordar la importancia que conlleva utilizar toalla y no pasarla por el rostro, al menos no si es la misma que has puesto sobre las máquinas del gimnasio.

Murillo dice que lo preferible es utilizar dos toallas, para evitar el exceso de grasa acumulado en la piel.

No obstante, Eslaquit apuesta por una opción más práctica, “honestamente, yo llevo una sola y ya sé que esquina utilizo para la cara (ríe)”.

También la asesora de nutrición menciona que es preferible usar guantes, pues te protegen las manos y te dan un mejor agarre.

Después

Es en este momento donde debés poner más atención en los cuidados de tu rostro y cuerpo:

¿Querés evitar un resfriado? Usá una toalla para secar todo el sudor y esperá al menos que tu cuerpo y cutis se enfríe para poder ducharte, pues si te quedás vestida con la ropa sudada corres el riesgo de que te empiecen a aparecer granitos por todo el cuerpo, sobre todo en la espalda, pecho y abdomen. Si se te hace imposible ducharte después de tu entrenamiento, lo que podés hacer es lavar estas zonas conflictivas.

“La verdad es que después de entrenar lo único en lo que pienso es tomar una ducha y trato de hacerlo con agua fría para cerrar mis poros. Me baño 10 minutos después de haber finalizado, cuando ya me sienta más fresca. Así evito resfriarme”, concluye Murillo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus