EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Movemos las manos cada vez que hablamos, son nuestra carta de presentación en cualquier encuentro, por eso preservarlas y mimar las uñas debe convertirse en obligación para no tener que lamentar.

La edad, la exposición al sol o los cambios hormonales son factores determinantes de su deterioro, sin embargo, los especialistas en dermatología hacen hincapié en una alimentación donde prime el pescado azul, los lácteos y el aceite de oliva y, sobre todo, en el uso de lacas no agresivas que las dañen.

Uñas quebradizas

“Antiestéticas, las uñas quebradizas y escamadas son uno de los mayores dolores de cabeza para muchas mujeres”, dice Berenice Espejo, educador de la firma nortemericana de esmaltes Orly, quienes recomiendan el aceite de oliva para aplicar sobre manos y pies, con el fin de reforzarlas.

“Nuestra manera de comer, lo que ingerimos, puede contraer riesgos para la salud, de hecho el estado de nuestras uñas puede ser un síntoma o bien ayudarnos a mejorarla. Sin embargo, la exposición a los químicos presentes en algunos productos de limpieza o esmaltes, son mucho peor”, señala Espejo. Hongos, afecciones específicas de la piel o el contacto con ciertos productos de limpieza hacen que esta parte de nuestro cuerpo sufra las consecuencias.estética-belleza-dermatología

Todo ello contribuye a que las uñas cambien su forma, el color, su textura y superficie volviéndose frágiles y quebradizas. 

Restaurar

Antes de tratar las uñas, los especialistas consideran indispensable pulirlas suavemente e insistir especialmente en la zona más dañada. Es ideal masajear las cutículas y uñas con movimientos circulares para favorecer un crecimiento sano y fuerte. 

Aceite de oliva

Uno de los trucos que propone la esteticista Elena Comes es “meter las manos en aceite de oliva durante unos minutos. El de almendras o el de jojoba también serviría” y como colofón, una crema con manteca. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus