•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si ves series de televisión, películas o videos de la década de los 80 te vas a encontrar con una moda que a muchos les produce espanto: las hombreras, esas  almohadillas que se colocan en el interior de las chaquetas o abrigos para realzar la zona de los hombros.

Y ni qué decir de las fotografías en el álbum familiar en el que seguro ya viste a tu mamá, tías o abuelas con ese bulto en sus hombros que sin lugar a dudas era lo más inn del momento. ¿Qué te parecen? A lo mejor sos de las que piensa que l lo que logran es asemejarnos  a jugadores de futbol americano, y quizás tengás razón, no obstante, con todo y los millones de detractoras que tienen las hombreras, están regresando y se espera estén en auge en 2017.

El objetivo de las hombreras es ampliar el contorno de la espalda, proporcionando una apariencia más robusta o atlética. Se fabrican en varios espesores y formatos, según el diseño de la prenda y el tipo de manga para la que se van a emplear. A lo largo de la historia las hombreras se han utilizado indistintamente tanto por hombres como por mujeres. Las hombreras han estado de moda entre las mujeres en diversas épocas: En los años 1930, son destacables las hombreras femeninas. En los años 1940, se cree que la popularidad de las hombreras grandes pudo deberse a la influencia de los uniformes militares. En los años 1980, se produjo un resurgir de las hombreras para el público femenino con un estilo más atlético.

Según los reportes de las grandes pasarelas, las  maxihombreras estarán de regreso en 2017, gracias a marcas como Balenciaga y Céline.

El sitio lolasabe.com destaca que, Nolan Miller fue el responsable de popularizar las hombreras en los 80 y todo fue porque tenía la tarea de vestir a Linda Evans, una mujer que se caracterizó por tener fina la espalda, así que para resaltar su belleza, recogió una moda que era considerada como elitista, las hombreras que tenían  la función de reforzar la imagen algo frágil de la rubia actriz. Después de ello las personas enloquecieron por completo ante la idea de poder usar este accesorio básico en los looks de la época.

A quiénes favorecen

A los cuerpos de hombros angostos, ya que van a agregar volumen a esta zona y de esta manera pueden equilibrar la parte superior. Si se trata de un cuerpo tipo “pera” donde se tienen hombros angostos y caderas anchas, lo mejor es recurrir a un blazer con hombreras lo más lineal posible -no debe hacer ningún tipo de énfasis en la cintura, ya que evidenciaría lo ancho de las caderas-; además debe de tener un largo que termina justo donde termina la cadera…

Por otro lado, las prendas con hombreras pueden ayudar a equilibrar figuras muy rectas o lineales, aquí también son recomendables las prendas que hagan énfasis en la cintura, y para evitar que hagan la parte superior lucir más grande que la inferior, se deben de llevar con faldas de línea “A”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus