María Joaquina Sánchez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los colores tímidos han sido destronados por profundos violetas, chocolates, vinos e incluso negros. Es todo un desafío lucirlos bien y no parecer haber caído en un grupo de moda gótica. Resulta que no es tan solo tomar el labial, aplicarlo y salir a atraer miradas. “Los labiales intensos son todo un arte, pues además de ser llamativos, hacen un fuerte contraste con nuestro color de piel y todas esas pequeñitas imperfecciones toman fuerza, pues se hacen más evidentes las zonas rojas, el acné, las líneas de expresión y las infaltables ojeras”, refiere la maquillista profesional Jackeline Álvarez.

Consejos

¿Has notado que hasta los pequeñísimos granitos del arco de cupido molestan a la hora de definir el contorno del labio?, pues te contamos que una suave exfoliación resuelve el problema, además que te ayuda a  dejar atrás los típicos cueritos descamados. Otro tip es que con un corrector/iluminador, saqués de las penumbras las comisuras de los labios y si tenés el labio superior muy delgado, iluminá con este todo su contorno.

Recomendable

Usá un pincel para pintar los contornos, con seguridad dibujá todo el labio y luego aplicá intensamente en la zona central. Hoy existen los “liquid lipstick”, que tienen el formato gloss, pero generalmente tienen acabado mate. Estos labiales son ideales, pues el pincel que traen es muy cómodo para aplicarlos y el acabado mate trae consigo mayor duración.

Se aconseja usar base, del formato y fórmula que te acomode, pero idealmente en acabado aterciopelado seco. Para irle dando forma a tu maquillaje, usá una linda combinación de tu color de labios con tu rubor. Si usás un color frío (violetas y vinos), podés optar por rosas o lilas para combinar tu rubor. Y si escogiste un chocolate o un rojo, el damasco en las mejillas es la mejor carta. Aplicá solo un poco y difuminá bien, porque definitivamente no vas a querer quitarle protagonismo a los labios.

En otros casos, hay quienes prefieren usar el mismo labial para ruborizar sus pómulos.

Finalmente optá por tu iluminador y destacá las zonas altas del rostro: puente y punta de la nariz, el hueso de la mejilla, el arco de cupido y el hueso de las cejas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus