•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Leslie González Jurguenson es una joven madre emprendedora. Asegura que desde que tiene memoria nunca ha podido quedarse quieta, pues en su mente siempre bullen ideas para hacer, promover y crear.

“Soy apasionada, todo ser humano tiene pasiones en su vida y cuando caminás a ese llamado por el cual fuiste creado y sin darte cuenta lo lográs porque caminás en ello tan natural, ya no se vuelve laborioso, lo disfrutás, se vuelve tu pasión”, asegura.

Se describe como una mujer compasiva a la que le ha apasionado el alma de las personas; no obstante, afirma que “muchas veces quisiera ser más indiferente para no sufrir, pero es inevitable, creo que ya es parte de mí el querer ayudar y ser agente de cambio donde Dios haya dicho que sea. Quiero hacer su voluntad”.

González Jurguenson comparte cómo la dura experiencia de perder a uno de sus gemelos y de ver cómo el otro luchaba por su vida la han empujado a querer ayudar a niños prematuros a través de una fundación a la que dona las ganancias de una tienda donde emplea a artesanos nicaragüenses que elaboran productos a mano.

¿Hace cuánto, cómo y por qué llegás a Nicaragua?

Nací en Nicaragua en el 80 y en el conflicto armado mis padres emigraron para Guatemala, donde viví por 27 años. Hace 3 años regresé con mi esposo a ser misioneros. Venía embarazada de gemelos y a las 26 semanas de gestación se me vinieron por un problema que se llama incompetencia del cérvix y tuvimos microprematuros. Ahí cambió nuestra vida. Un bebé fallece a los 38 días de vida y el otro bebé contra todo pronóstico lo logró, después de 120 días en el hospital fue dado de alta y fue a casa. Ahora Andrew tiene 3 años de vida.

¿Cómo nació la idea de Sunshine?

Después de ser atropellados por la experiencia de ser papás de microprematuros, nace en nuestro corazón la iniciativa de hacer algo por los prematuros en Nicaragua y pensábamos crear algo algún día. Así fue cómo nace Sunshine como marca. Creamos un producto nacional hecho a mano que ayudaría a financiar parcialmente a la Fundación Nicaragüense para la Prematurez, o  sea, que a través de las ventas que hacemos en Sunshine donamos un porcentaje a la fundación de prematuros.

¿A cuántas personas emplea Sunshine?

Por ahora son 6 familias de artesanos. Ellos están ‘full time’ trabajando en el taller. Son personas comprometidas y creen en la marca y en la historia detrás de ella...

¿Qué significa para vos poder impulsar un proyecto que genere ingresos a varias familias?

Sentimientos encontrados... como proyecto es una gran responsabilidad, porque tenemos la responsabilidad moral con cada una de las personas que creen y confían en la historia y la misión y visión de Sunshine.

Es un gran peso en mis hombros, porque ya son 6 familias beneficiadas que están completamente dependiendo del proyecto y con el ánimo de seguir creciendo. Entre más crezcamos podremos apoyar a más familias que vivan la experiencia de tener niños prematuros.

¿Hacia dónde deseás enrumbar Sunshine?

A que crezca como marca y como proyecto social. Que más personas conozcan la marca y su historia. Que puedan identificarse con la marca y que no se queden con los brazos cruzados, que hagan algo, que cada experiencia la conviertan en beneficio para otros. No solo con prematuros, sino que cada vivencia que tengan y que haya cambiado sus existencias las conviertan en historias que inspiren a otros para que sigamos construyendo un mejor futuro para nuestros hijos.

¿Cómo lográs reunirte con padres de prematuros para que naciera la Fundación Nicaragüense para la Prematurez?

Fue a través de promocionar Sunshine, pues al hablar cuando promocionaba los productos comentaba que anhelaba abrir una fundación o algo para ayudar a los prematuros. Varios padres comenzaron a escribirme y decían que habían tenido prematuros y que querían apoyar la moción.

Comenzamos a contarnos nuestras historias y crear un grupo en WhatsaApp. Ahora somos un bonito grupo de papás de guerreros que estamos juntándonos para crear una iniciativa espectacular, y es la Fundación Nicaragüense por la Prematurez.

¿Cómo está el proceso de constitución de la fundación?

Estamos en eso. Somos un grupo de papás que estamos unidos por el cambio, apostándolo todo y creando algo bello de una experiencia tan difícil para todos nosotros. En Facebook pueden encontrarnos como Fundación Nicaragüense por la Prematurez, contarnos sus historias y unirse al grupo.

¿En qué otros proyectos están enfocados?

Como fundación: tenemos visión y misión, queremos apoyar trayendo medicina y equipo médico no existente en el país, la idea es apoyar a papás dentro y fuera el hospital. Es un camino muy solitario, nadie lo entiende completamente hasta que lo vive, pero así es  todo en la vida. Somos indiferentes a muchas causas hasta que nos toca vivirlas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus