•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la actualidad, el maquillaje significa mucho más que la aplicación de cosméticos sobre un rostro, con el fin de darle un aspecto mejor. El maquillaje se ha transformado en un elemento indispensable para realzar la personalidad de la mujer, respetando, sin embargo, sus características personales; nunca anulándolas. Para ello el maquillaje ha debido transformarse en una forma de estudio y valoración del rostro, al cual da una nueva imagen. El nuevo sentido que tiene hoy el maquillaje y las técnicas que se utilizan han permitido dar al rostro de la mujer un aspecto natural que se adapta a la edad y a las circunstancias de cada una de ellas.

De ese modo el rostro “pintado” ha sido sustituido por el rostro “maquillado”. El maquillaje transforma a una mujer aplicándole colores, sombras, relieves y depresiones, a la vez que valoriza todas las partes de su rostro (ojos, labios, pómulos, cejas). No debemos olvidar que el maquillaje es un arte, que se basa en estrictas normas heredadas de artistas y pintores, quienes nos legaron sus estudios sobre las proporciones del cuerpo humano y del rostro. De esta forma y con ayuda del maquillaje, nació el “visajismo” o estudio del rostro y su estructura. El maquillaje consigue realzar la armonía, las proporciones y el equilibrio del rostro, dándole a la mujer un aspecto de  cuidado, luminoso y bello, a cualquier edad.

Maquillar no es enmascarar, cubrir, sino encontrar un equilibrio de líneas en un rostro y la armonía de todo el conjunto. Para finalizar vamos a hacer dos previas recomendaciones que son básicas antes de iniciar el maquillaje.

Sin embargo, muchas veces tiramos por la borda la belleza que nos puede brindar un buen maquillaje porque hacemos todo mal.  Hoy te enseñamos algunos de los errores más comunes que cometemos al momento de maquillarnos para que los podás corregir.

LIPSTICK EN CRUDO

Es decir, no hidratar los labios antes de aplicar tu lipstick. En cuanto tomás tu café matutino ¡seguro debés reaplicar! Evitá esto aplicando un poco de humectante antes de dar color. Tampoco olvidés delinear tus labios (más si es rojo) para que dure aún más tiempo.

SOMBRA PARA LAS CEJAS

En sí no está mal que utilicés la sombra, sino la manera de aplicarla. Si usás las brochitas con las que te pmaquillás los ojos, cambiá la técnica. Distribuila con un cepillo para cejas para darle un tono más natural a tu cara.

DEMASIADO BLUSH

El abuso puede darte un look de muñeca y con demasiado maquillaje, en vez de resaltar tus rasgos. Aplicala abajo del hueso de tus pómulos, hacia arriba. Además de resaltar, ¡adelgazará tu cara!

EXCESO DE CONTOURING

Cuando querrás parecerte a Kim Kardashian, la reina de esta técnica, recordá: ella tiene un maquillista que hace la magia. Si no lo hacés perfecto, corrés el riesgo de lucir con un bronceado muy falso. Practicá en casa y siempre tené en cuenta difuminar perfectamente las partes donde lo coloqués.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus