•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mayoría de mujeres somos amantes de los tutoriales de belleza, sobre todo de aquellos que nos enseñan a resaltar nuestros ojos, sin embargo, debemos tomar en cuenta que para cada tipo de ojos hay un maquillaje adecuado. Siguiendo tips de diversos blog de belleza, hoy te vamos a brindar algunas sugerencias. Lo primero es saber cuatro rasgos distintivos que los caracterizan según su forma. Tus ojos  son redondos si los extremos de estos son achatados y tu iris se ve casi por completo. 

Tenés ojos rasgados si sus extremos son alargados y se extienden bastante hacia la parte exterior. Los ojos rasgados tienden a ser pequeños y su iris se ve muy poco. 

Sos una chica de ojos almendrados si sus extremos terminan en una ligera punta y el exterior está un poco hacia arriba. Casi todos los ojos almendrados son grandes, se ve la mayor parte del iris y el párpado móvil siempre está a la vista.

Finalmente, tus ojos son caídos si su extremo exterior está hacia abajo. En algunas ocasiones el párpado móvil también tiende a caer reforzando la sensación de mirada «dormilona» 

Ahora te decimos cómo maquillarte, así que prestá atención.

Almendrados 

• Coloreá todo tu párpado (móvil y fijo), desde la línea de tus pestañas hasta el arco de la ceja, con un tono beige o crema.

• Aplicá un tono medio (marrón claro, dorado, terracota) en tu párpado móvil.

• Resaltá la cuenca de tu ojo dibujando en ella una línea en tono más oscuro.

• Difuminá con un pincel la línea de la cuenca. Podés redondearla o terminarla en V en el rabillo del ojo.

• Delineá ligeramente en forma ascendente  de manera que vaya desde el extremo interior de la línea de las pestañas y termine un poco más allá del rabillo del ojo.

Rasgados

• Coloreá todo tu párpado móvil  con una sombra oscura.

• Difuminá esta sombra hacia tu párpado fijo creando un degradé donde el párpado móvil tiene el color más oscuro y profundo.

• Delineá tu ojo con un lápiz muy fino, a ras de tus pestañas.

• Añadí, arriba y abajo, rímel de tono negro profundo.

Redondos

• Coloreá la zona de tu párpado móvil con una sombra clara para iluminar tu mirada.

• Dale forma almendrada a tu ojo aplicando en forma de V una sombra marrón u oscura en la parte externa del párpado móvil; cerca del rabillo del ojo.

• Delineá tus ojos sin seguir tus pestañas y hacé con el lápiz una línea ascendente que comience en la mitad del párpado superior.

• También podés delinear tu párpado inferior, alargando la línea un poco más allá del final del ojo y, de nuevo, desde la mitad del párpado. Esta vez sí deberás seguir la línea de tus pestañas.

Caídos

• Delineá el párpado superior dibujando una línea a ras de tus pestañas. Hacelo desde la mitad y hasta el final del ojo.

• Reforzá el delineado y dibujá un rabillo en punta hacia arriba en el extremo exterior del párpado.

• Delineá el párpado inferior desde el mismo punto y al llegar al final de ojos, uní las dos líneas de delineado en una sola punta hacia arriba.

• Aplicá rímel de manera abundante arriba y abajo, en especial en las pestañas de la parte exterior del ojo.

• No te recomendamos usar sombra en la cuenca del ojo. Esto podría hacer que se vea más caído tu párpado.

 

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus