•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta hace unos meses el nude era el labial en tendencia, sin embargo, ahora los colores que van del rango de la cereza oscura hasta berenjena son la última tendencia en maquillaje.

Lo increíble es que son tonalidades muy combinables y que quedan bien con muchos artículos de nuestro vestuario, tanto para el día como para la noche, y se convierte en el protagónico de tu look cuando aplicás el correcto color para tu tonalidad de piel.

Amanda Pañuelos, periodista de tendencia para la revista Elle, dice que lo primero que debés tener en cuenta a la hora de elegir un labial oscuro es tu tono de piel: en general, aquellos con subtono rosado quedan mejor en pieles claras, mientras que los que tienden a marrón son más adecuados para los tonos cálidos. “Los rojizos favorecen especialmente a las pieles oliva y, si tienen un subtono azulado, blanquearán ópticamente los dientes”, sugiere Pañuelos.

He aquí algunos datos que te ayudarán a arrasar con un labial oscuro:

Por muy tendencia que sea, Pañuelos aconseja que reservés tu labial oscuro para la noche, a menos que sea un tono muy transparente que no sobresalga en exceso. “Un truco: si querés utilizar tu barra ‘vamp’ durante el día, aplicala con el dedo a ligeros toques para lograr un efecto mucho más difuminado”.

Si acostumbrabas aplicarte el color directamente de la barra, con estas tonalidades no te convendrá, ya que puede ser demasiado irregular y, con este tipo de colores tan pigmentados, los errores saltarán a la vista. Es mejor hacerlo con un buen pincel, indica Pañuelos.

“Perfeccionar el color con un perfilador de un tono similar te asegurará un acabado a prueba de error”, advierte. Invertí el proceso, aplicando primero la barra y después corrigiendo los bordes con el lápiz, si no disponés de uno, perfilá el perímetro del labio con un pincel untado en la barra.

Seguramente más de una vez has notado que al aplicarte un labial oscuro tu piel se pone palidezca. Para evitarlo, la maquilladora Lisa Eldridge tiene un truco experto: “eligí un colorete (blush) con el mismo subtono que el labial. La manera más fácil de hacer esto es utilizar la propia barra de labios como ‘blush”, asegura.

Preparar tus labios a conciencia antes de maquillarlos es necesario, los colores tan opacos revelan cualquier tipo de piel muerta o deshidratación. “Exfoliarlos, con una mezcla de miel y azúcar o con las cerdas del cepillo de dientes, es un paso que te ayudará a crear una base uniforme”.

Y para concluir, Pañuelo advierte que no olvidés rellenar tus labio hasta la cara más interior, “al ser un color oscuro, si no lo hacés se verá un contraste muy evidente” ¿Cómo hacerlo para que no terminés con los dientes manchados? Recurrí al clásico truco del dedo índice: rodealo con los labios y así conseguirás eliminar el producto que podría teñirlos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus