•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Comprar una crema no es así por así no más, no solo hay que dejarse llevar por las indicaciones del envase y saber que la adquirimos para hidratar nuestra piel, sino que es pertinente conocer a fondo las propiedades que tiene ese determinado producto y más cuando se utiliza en función de una necesidad para la piel. Es así como existe la clasificación entre cremas de día y cremas para la noche, según comenta la dermatóloga Fernanda Pérez, quien expone que la piel no sufre las mismas condiciones tanto de día como de noche. 

En el día

Desde hace algunos años, se ha podido observar en la composición de algunas cremas de día, que estas llevan índices de protección solar (mínimo SPF 15) para proteger la piel del sol, cuenta la experta. Esta alternativa se incluyó en vista de que de día, la piel está expuesta a grandes cantidades de agentes externos, radicales libres, contaminación, rayos solares, entre otros factores que pueden maltratarla y alterar su estado.  

Entre otras razones para utilizar las cremas de día, es que estas son fundamentales para hidratar, y balancear las ganancias y pérdidas de agua en el estrato córneo (la capa más externa de la epidermis), impidiendo de esa forma que el agua se evapore y favoreciendo a la vez, la formación de una barrera protectora frente a las agresiones externas como los metales tóxicos de la polución y el tabaco. 

En la parte estética, “una crema de día también puede ayudar a iluminar el rostro, disimular manchas y arrugas, y dar resplandor al cutis”, dice por su parte Jackeline Álvarez, experta en belleza, quien agrega que al comprar una de estas cremas, hay que fijarse en que lleve los siguientes componentes: ácido hialurónico, colágeno, vitaminas antioxidantes (C y E), urea, glicerina, glucosaminoglicanos o resveratrol, además de nácares iluminadores para perfeccionar el cutis y proporcionar un efecto alisante óptico durante el día.

Álvarez aconseja que para el día, las mujeres que pasan de 35 años, pueden utilizar una crema con propiedades antiarrugas celular que les ayude a contrarrestar todos los signos del envejecimiento, gracias a que en su fórmula contenga colágeno y elastina, que son factores de protección que se necesitan durante el día.

Para la noche

Como la piel necesita repararse de todos aquellos daños sufridos durante el día, las funciones de las cremas de noche responden a la regeneración y reparación de la piel. “Se dice que cuando dormimos, la piel aprovecha ese momento para regenerarse, ello significa que si aplicarnos crema antes de dormir, esta acción más tarde tendrá su efecto, cuando nuestra piel digiera mucho mejor los ingredientes que le aportamos. Esto contribuye en favorecer la renovación celular y reparar los daños causados durante el día”, detalla la dermatóloga.

Las cremas de noche son nutritivas, más concentradas en activos, y específicas para tratar la piel según un determinado problema: manchas, arrugas, deshidratación, acné, sensibilidad, entre otros. “Estas cremas contienen activos específicos para ayudar a la piel a regenerarse y restaurarse, como: retinoides, aminoácidos, proteínas, cerámidas, reguladores de los melanocitos, regeneradores celulares, inhibidores de las contracciones musculares, activos antibacterianos que regulan la secreción sebácea, y sustancias calmantes e inmunitarias naturales”, afirma Pérez.

Hidratación

La experta en belleza indica que en las horas de la mañana es un buen momento para hidratar la piel de cara a afrontar las agresiones del día aunque, de manera general, la utilización de una crema hidratante se recomienda tras cada limpieza de la piel. Como tip, la aplicación de la crema hidratante con la piel un poco húmeda favorece la penetración del agua, haciendo que el efecto hidratante se mantenga durante más horas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus