•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El dormitorio es el lugar de la casa que utilizamos para relajarnos. La idea es que durante el día este debe ser agradable y luminoso; y por la noche, oscuro y silencioso. Desde el punto de vista de la arquitecta de Maderas Don Bosco, Laura Sofía López Sánchez, para que un ambiente sea funcional, este debe ser pensado con antelación, de forma que se considere las necesidades del usuario, como sus actividades y personalidad. Una vez que se conocen estos elementos, se debe analizar de cuánta área se dispone y es aquí en que el mobiliario juega un rol importante en las habitaciones, especialmente en aquellas que no disponen de áreas amplias, señala la experta.

Valorar los espacios

“Existen espacios que muchas veces desperdiciamos, como el área debajo de una cama, detrás de una puerta o encima del clóset. Esto sucede cuando no se opta por el diseño de muebles personalizados que se adapten al usuario”, manifiesta López. Hoy en día, señala la arquitecta, una tendencia es utilizar muebles multipropósitos, los cuales ofrecen soluciones versátiles porque permiten aprovechar al máximo cada espacio, tal es el caso del sofá-cama, mesas extensibles o camas elevadas con espacios de almacenamiento.

De igual forma, no se debe pensar solo en el espacio horizontal como área utilizable, sino también hay que considerar las paredes como aliadas. Mobiliario como armarios o estanterías pueden adaptarse al tamaño de las paredes y brindar más áreas útiles. De acuerdo con la arquitecta, ante todo esto, a muchas personas le surge la siguiente pregunta: ¿cómo podemos distribuir bien los espacios en nuestro cuarto para no recargarlo? “Se debe destacar la tendencia arquitectónica minimalista, cuya filosofía se basa en que menos es más”, expresa López.

Distribución 

La arquitecta indica que una habitación luce recargada cuando tiene muchos elementos expuestos, de ahí que sea necesario destacar solo lo esencial, eliminando todo elemento decorativo sobrante; y para ello se deberá prescindir de muebles y accesorios innecesarios. Así, los muebles con capacidad de almacenaje como aparadores y cómodas, brindan más espacio en la habitación y son elementos decorativos simples. En el caso de estanterías, se deberá de alternar entre cerradas y abiertas para evitar mostrar demasiados objetos, ya que el dormitorio puede lucir abarrotado e impedir un correcto descanso.

Tipos de muebles

Una habitación luce atractiva cuando se mantiene limpia y ordenada, por ello la cantidad de mobiliario se adaptará a la cantidad de objetos que se almacenará en el cuarto y a las actividades que el usuario quiera realizar en ella. Los muebles básicos de un dormitorio son la cama, mesas de noche y armario. El estilo dependerá de la personalidad del usuario, y una vez que se elija se deberá respetar, evitando mezclarlo con otros estilos. Además se deberá seguir una paleta de colores para la selección del mobiliario, con el propósito de mantener armonía visual y no perturbar el descanso.

La cama es el mueble principal destinado al descanso; por lo tanto, será el primero a colocarse. Según la ubicación de la cama, se pueden colocar mesas de noche en los costados, tomando en cuenta respetar un espacio mínimo de 60 cm que permita la circulación. Por otro lado, el armario es un mueble de almacenamiento indispensable que puede ir empotrado para mantener uniformidad visual con las paredes y con puertas corredizas, de forma que no se interrumpa el espacio de circulación. Si se dispone de un espacio amplio, se pueden integrar muebles complementarios como el escritorio, tocador, sillones, cómodas o libreros. 

Para decorar, los marcos de fotos o cuadros son elementos claves para dar un toque personal. Estos pueden ser de distintos tamaños para aportar dinamismo y pueden estar ubicados según el estilo deseado. Es mejor si se concentran en una sola pared y se combinan diferentes estilos de marco, puntualiza López.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus