•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Y si el tiempo de la moda de género se acabara? Moda para ellos, moda para ellas y ahora moda para ambos. Llámalo como quieras: unisex, neutro o “genderless”. La idea de andrógina no es nueva, pero solo hace algunas temporadas que ese movimiento viene viento en popa. En efecto, las marcas empezaron a fragilizar las barreras de género y después multiplicaron las colecciones, rechazando cualquier sexualización de la ropa. ¿Simple tendencia o movimiento real de fondo?

Soy andrógina

Un poco de historia

Romper las cadenas entre los sexos constituyó la primera etapa en el desarrollo de una moda unisex. Varios momentos tuvieron un impacto en la revolución hacia esta tendencia: el abandono del corsé, la moda a lo varonil de los  años locos, el jean utilizado por todos, la andrógina de los años 60 con David Bowie, el movimiento feminista, la democratización de la moda (consumo masivo)…

Algunos creadores tomaron a pecho el desarrollo de una nueva visión que trata de uniformizar las prendas. Por ejemplo, al principio del siglo XX, cuando Coco Chanel imaginó su famosa chaqueta en “tweed” o su blazer con botones de oro para uso femenino. En 1962, Yves Saint-Laurent dibuja su primer traje completo para una actriz francesa, Jacques Esterel crea una colección completamente unisex en los años 70 y el kilt de Jean Paul Gaultier. Apoderarse de los códigos masculinos es ni más ni menos una voluntad de emancipación de las mujeres. Ahora, muchas prendas se convirtieron en prendas neutras tal como los chaquetones, las blusas marineras, los trench-coat… 

En cuanto a las inspiraciones más actuales, el movimiento hip-hop de los años 90, seguido del street-wear y del minimalismo influyeron considerablemente en el desarrollo de la tendencia unisex. Los recientes desfiles de moda también acentúan ese movimiento. En efecto en 2011, Andrej Pejic es el primer modelo transgénero  que desfila con un vestido de novia diseñado por Jean Paul Gaultier.  A la Fashion Week de Dubai, en mayo de 2017, Rad Hourani (unos de los precursores de ese movimiento) presentó su colección unisex y minimalista. Pero desde hace poco la tendencia unisex también se derrama al gran público.  

Shantall Lacayo 

A esta  famosa diseñadora nicaragüense también le gusta usar colores y prendas ambos sexos: “cuando voy a Zara por ejemplo a veces busco cosas en el área del hombre, porque las prendas son bastante prácticas y no me gusta necesariamente vestir flores, ropa de colores rosado, cosas apretadas. Me encanta mezclar las cosas, los textiles, las formas, así  que no me voy a impedir vestir ropa que me gusta solamente porque es de hombres. Ahora, vestir ropa oversize y unisex es bastante de moda, le puedes robar prendas a tu novio y usarlas con un jean, por ejemplo”, explica Shantall. 

Fiel a su visión de la moda, Shantall Lacayo creó una colección de chaquetas y prendas para ambos sexos, con estilo oversize usando telas, formas, colores que puede usar hombres y mujeres. Es importante para ella que las mujeres puedan diversificarse y sentirse a gusto de vestir lo que les dé la gana.  Por fin, lamenta que las tendencias sean tan dictadas por la sociedad, la cultura y las mentalidades, pero confía en que la moda también pueda vencer los preconcebidos y estereotipos.

Proyecciones

Celebridades se apropian esos nuevos códigos en materia de moda genderless. Jaden Smith, por ejemplo, posa para la campaña en falda para la colección primavera/verano 2016 de Louis Vuitton. Hace 5 años, un proyecto así parecía imposible pero hoy los gigantes de la moda de bajo costo proponen también  colecciones ungendered. Así, Zara, en marzo de 2016 promovió  su colección unisex, pero la tentativa es un poco decepcionante (pocas formas y colores). Un año después H&M saca una colección unisex “Denim United” dedicada totalmente al denim  con algunos básicos de algodón pero siempre la misma voluntad: borrar las fronteras de género. La marca inglesa Selfridges creo una gama efímera donde el género desapareció.

“En mi visión, la moda no tiene género”

Desde su cuenta en Instagram (@delablanca_) Javier De la Blanca, estilista español,  proyecta quién es y su visión anticonformista de la moda. “La moda es una forma de vida, con la cual expreso todos mis sentimientos. Como un pintor que necesita crear su lienzo, yo necesito expresar lo que hay dentro de mí a través  de las prendas”, nos cuenta Javier.

Tiene un estilo muy original y vanguardista: “simplemente visto como me dé la gana. Cada mañana creo un personaje con el que me identifico, dependiendo de mi estado de ánimo, lo que me apetezca expresar y quizás lo más característico es que siempre llevo algo de “mujer” aunque hace años que desprendí el género a las prensas”, afirma con convicción Javier.

Al sujeto de la moda unisex Javier opina: “para mí no existe la moda unisex, ya que en mi visión la moda no tiene género. Las prendas son simplemente prendas, es ridículo clasificarlas para “hombre” o “mujer””. 

¿Movimiento pasajero? “Pienso que si todo va bien, la utopía de una sociedad sin género algún día llegara a calar y ser real, aunque creo que jamás llegaría a vivirla, aún queda mucho recorrido por hacer. Y espero con toda mi alma que la sociedad rompa las cadenas del género, pero eso nunca podría decirlo con la mano en el fuego. Pero ojalá fuera así, si el género desapareciera, grandes problemas de la sociedad mundial desaparecerían también, entre ellos la homofobia, machismo o violencia de género”, acaba Javier.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus