•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si tu melena recta necesita un corte urgente pero no querés sacrificar el largo, las capas son la solución perfecta, concretamente el corte Shag Bob es el más indicado en este caso, según señala la estilista Betty González de Betty’s Beauty Salon. El nombre de “shag” significa “enredado” y podría compararse con la idea de llevar un look desenfadado y básicamente es así: “es lucir un corte con mechones de pelo despuntados sobresaliendo por todas partes, pero sobre todo, es un corte sencillo que se caracteriza por sus muchas capas, las cuales dan un efecto de cabello despeinado”, sostiene la experta.

El corte

Este estilo de corte de cabello nació en los años setenta y los estilistas manifiestan que es la evolución del corte Long Bob, del que solo tendría que dar forma al pelo con capas. Rizado, liso u ondulado, no importa la textura de tu pelo, este corte favorece a todas las cabelleras, porque se adapta a la forma de tu cabeza. Sobre el largo, puede llevarse encima del hombro o justo por debajo de él, con capas más cortas en la parte alta de la cabeza, en este punto la estilista señala que se debe lograr un efecto de volumen en parte de la coronilla, y dejar las capas más largas en los medios, de igual manera luce muy bien con o sin flequillo. Por otro lado, este corte también se puede adaptar simplemente empezando el capeado en los medios en vez de más arriba en la coronilla.

Volumen

Dependiendo de la textura natural del pelo y de cómo se corten las capas, se le puede añadir volumen al cabello o controlarlo. En las melenas finas y lisas, las capas restan peso y facilitan el ondulado. En cabelleras con rizos, el shag bob es el peinado ideal para dar forma, aprovechando el movimiento propio del pelo. Con este corte de pelo no habrá necesidad de que te peinés de manera tan estilosa, pues gracias a la forma que se logra en él mediante el corte, se puede notar que la cabellera por sí sola ya tiene su toque especial, lo que sí recomienda la experta es que para que tu peinado natural luzca siempre genial y no tan desobediente, será necesario aplicar unas gotitas de aceite en las puntas, como por ejemplo el aceite de argán. La aplicación de aceites mantendrá el pelo nutrido y brillante. Otro secreto radica en el corte: cortar las capas muy finas y cortitas en la parte de arriba de la cabeza.

Forma del rostro

Casi siempre una de las reglas es que los cortes deben ir de acuerdo a la forma del rostro. Si tu cara es alargada y tu nariz angulosa, lo más aconsejable es llevar un shag a la altura del mentón. Pero si la forma de tu cara es redonda y tenés mejillas pronunciadas, optá por llevar este corte a la altura del hombro. Otra consideración es que mientras más redondo sea tu rostro, más lacio debés llevar el pelo. “La ventaja de este corte es que alarga las facciones, por lo que sienta muy bien en los rostros redondos, ovalados o cuadrados”, determina la experta. 

“El toque despeinado que aporta este corte hace que la mujer luzca un look muy fresco, moderno y a la vez natural”, agrega González. ¿Querés conocer otras razones más por las que este corte te convendría?, pues bien, es de bajo mantenimiento, podés dejar crecer las capas tanto como querrás, y si llevás alguna coloración un tanto llamativa en tu cabellera (colores pasteles y rojo), los colores se verán fenomenales, puntualiza González.

3 razones para decantarte por este corte de cabello son: es fácil de peinar, es de bajo mantenimiento y le da movimiento a tu melena.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus