•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los niños que reciben tratamiento médico mientras se alojan en el hospital infantil Ronald McDonald House, de la Columbia Británica, en Canadá, pueden disfrutar de una experiencia singular: jugar con uno de sus muñecos favoritos “Woody, el castor”, quien cobra vida y se mueve  dentro de una pirámide de paredes cristalinas.

“Woody, el castor” es un muñeco de peluche que ha sido escaneado y digitalizado junto con otros juguetes del hospital, envuelto de efectos visuales y auditivos,  dispuesto en un entorno virtual holográfico, es decir, genera imágenes en tres dimensiones, para que los pequeños pacientes puedan hablar, interactuar y formar relaciones con el muñeco.

Este “cuarto mágico” o “espacio holográfico interactivo de juegos” lo compone una pirámide asentada en un pedestal situado en el centro de la estancia, donde vive “Woody”, y las paredes del cuarto, donde se proyectan imágenes de un bosque con personajes y elementos infantiles. Este es solo un ejemplo de las posibilidades que abre la nueva tecnología Holus, desarrollada por la compañía canadiense  H+ Technology, H+T.

Experiencia holográfica
Este sistema es una plataforma holográfica de mesa que proporciona una mezcla entre el mundo digital y el real, al convertir cualquier contenido digital plano (2D) enviado desde un ordenador, tablet o smartphone en una imagen holográfica de tres dimensiones (3D) y en movimiento, según H+T, con sede en Vancouver.

Holus no genera hologramas en sí mismos, sino que convierte contenidos digitales en una experiencia holográfica en 3D, por medio de un conjunto de aplicaciones y para diferentes usos,  que podrán descargarse desde iOS App Store y Google Play Store, de acuerdo con el tipo de dispositivo usado, explica la revista tecnológica ‘Wired’.

Este monitor piramidal está ideado para la visión grupal, pues cada observador puede ver el mismo efecto, según Wired.

“Ya sea un juego de mesa, la estructura del ADN o el sistema solar, el contenido de este monitor de inmersión cobra vida, puede ser visualizado desde cuatro ángulos diferentes y  es posible interactuar con el holograma visualizado”, informan los cofundadores de H+T, Vincent Yang, Dhruv Adhia y Yamin Li.

Holus, que puede conectarse con un dispositivo móvil ofreciendo una experiencia interactiva diferente a las existentes, es un panel monitor con sensores de detección de la luz que ajusta su brillo automáticamente y del que existen dos versiones, detalla H+T.

“Una edición doméstica con dos puertos de carga para teléfonos inteligentes y la versión Pro, con un puerto HDMI (interfaz multimedia de alta definición) y una SDK (conjunto de herramientas para crear programas) para que los desarrolladores informáticos puedan dar rienda suelta a su creatividad e imaginación, y aporten nuevo software para Holus”, añaden.

La versión Pro es un marco o caja de 27 centímetros de alto por 55 centímetros de ancho y de largo que aloja en su interior una pirámide transparente, y la versión doméstica es más pequeña.

Sensor
El monitor piramidal también podrá complementarse con un sensor cerebral ‘Emotiv’ que se coloca sobre la cabeza, para que el usuario pueda efectuar comandos con su mente y que acciones tan simples como girar la cabeza o mover la mirada de izquierda a derecha puedan hacer girar el modelo en 3D o pasar las páginas de un libro holográfico”, da a conocer Powell-Chandler.

Este sistema tiene forma de pirámide porque posibilita reflejar la pantalla en múltiples direcciones y ocupa mucho menos espacio, creando un mejor efecto holográfico que un monitor de  cuatro lados cuadrados, explican.

“Este sistema, además de con la mente, también puede comandarse mediante las pantallas táctiles de los dispositivos móviles, por medio de los gestos de los dedos y las manos en el aire, gracias a un sistema que capta los movimientos con sensores y los convierte en comandos”,  aseguran Yang, Adhia y Li.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus