•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un auto-cohete presentado en Londres, capaz de alcanzar los 1,600 km/h, aspira a batir el récord de velocidad y a provocar el interés de los niños en las ciencias.
El Bloodhound SSC está equipado con un motor de un avión de caza de 135,000 caballos, es potente como 180 autos de Fórmula-1 y capaz de ir más rápido que una bala.

Si bien el récord es un estímulo para todo el equipo, no es el único fin. El objetivo es inspirar a las generaciones futuras y devolverles el apetito por las ciencias. “Durante la fase de desarrollo del proyecto, tuvimos un encuentro con el ministerio de Defensa que nos describió una situación alarmante: no encuentran ingenieros. Es un verdadero problema en el Reino Unido”, dijo  Richard Noble, director del proyecto.

Más de 100,000 alumnos en 6,000 escuelas británicas y sudafricanas se han implicado en el proyecto. Un equipo de educadores acude a las escuelas e intenta promover las ciencias usando el bólido.

“A los niños les encanta, están todos construyendo autos-cohete”, se felicitó Noble.

Más que un auto, el Bloodhound SSC (SSC por supersónico), es una síntesis tecnológica que toma elementos del mundo de los autos, los aviones y las naves espaciales.

El bólido está equipado de tres propulsores: un motor V8 de un coche Jaguar, un reactor Rolls-Royce como el de los cazas Eurofighter y cohetes Nammo. Estos propulsores se van activando sucesivamente en este orden para ir aumentando la velocidad.

En cuanto a la cabina de pilotaje, se parece a la de un avión caza, con máscara de oxígeno incluida.

El coste del proyecto ronda los 20 millones de euros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus