•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aprender a tocar el violín no es nada fácil. De hecho es uno de los instrumentos musicales más difíciles de interpretar ya que, para conseguir un sonido limpio y musical, es necesario que estén perfectamente ejecutados distintos parámetros.

Por decirlo de alguna manera, tienen que coincidir en el tiempo y en el espacio factores como la velocidad con la que se maneja el arco, la sincronización entre los respectivos dedos y el propio arco, el peso que se le imprime al mismo, la presión que se hace sobre las cuerdas o el grado de inclinación del arco y la postura del intérprete.

Precisamente, para mejorar estos últimos aspectos, investigadores de la Universitat Politécnica de Valencia (UPV) han creado un robot humanoide, cuya función principal es ayudar a los alumnos a corregir su postura corporal cuando toquen su violín, con el propósito de lograr un sonido nítido y limpio.

MÚSICA Y TECNOLOGÍA

Como puede constatar cualquiera que esté aprendiendo a tocar este instrumento de cuerda, al contrario de lo que pasa con otros como el piano (donde si se pulsa la tecla “Mi” suena Mi), en un violín, pasar el arco por la cuerda “Mi”, sin tener en cuenta todos los factores mencionados anteriormente, puede sonar como arrastrar las uñas por una pizarra. Y aquí es donde entra en juego la ayuda que puede prestar este primo lejano del mítico R2D2.

La alianza entre música, docencia y tecnología da un paso más en forma de un elemento innovador que puede convertirse en un gran aliado de los profesores, cansados de repetir incansablemente a sus alumnos, como si de un mantra se tratase, la instrucción de “corrige la postura”.

Fuentes de la UPV explican a Efe que el proyecto permite también acercar la música a los más pequeños a través de un medio tan atractivo para los más jóvenes como es un robot con forma humana.

Una parte del proyecto se ha materializado ya en diversos conciertos en directo en los que el robot participa, como intérprete,  junto con algunas bandas de música colaboradoras.

Durante ese espectáculo musical, que lleva por nombre “El sueño de Carlis”, el robot humanoide sigue los tempos de la partitura y, con cada nota, imita la posición correcta del brazo para sostener el violín durante los conciertos.

La postura en los alumnos de violín, junto con la forma en que se sujeta el arco, es un aspecto básico en su formación y determinante a la hora de conseguir la sonoridad adecuada y la limpieza o nitidez en la ejecución de cada nota.

Marina Vallés, investigadora del Instituto ai2 de la UPV, ha explicado que “el cometido inicial del proyecto fue que el robot ayudara a enseñar a los alumnos la postura correcta con el violín y que, después, participara en los conciertos”.

No obstante, su intervención en el espectáculo en vivo planteaba un aspecto difícil, ya que un concierto en directo no siempre se ejecuta de la misma manera.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus