•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Poco a poco los televisores 4K (última definición) están llenando las vitrinas de las tiendas quitando lugar definitivamente al Full HD quien estuvo imperando hasta hace poco. Se trata de una tecnología relativamente nueva con poco menos de un año de haberse hecho realmente accesible para el ciudadano común, ya se ha convertido en el estándar de facto y estandarte para los fabricantes a la hora de vender pantallas a aquellos que están en busca de dar un salto generacional.

En cualquier caso más allá de lo que los fabricantes buscan proyectar, los compradores suelen hacerse siempre la misma pregunta. Puestos a tener que pagar el elevado costo de una tecnología tan puntera, la mayoría suele preguntarse cuáles son las diferencias reales entre el Ultra HD, tecnología que gracias al entusiasmo de los fabricantes ahora es mucho mejor conocida como 4K.

Los fabricantes solían limitarse con el tamaño de las pantallas Full HD, porque mientras más grande la pantalla también debía ser más grande el píxel.

Puestos a encontrar diferencias entre el 4K y el Full HD es evidente que la primera y principal es la resolución. Aunque aún quedan algunos plasma en el mercado y el OLED siempre ha intentado hacerse hueco. La mayoría de pantallas Full HD son LCD, por lo que en términos de tecnología no son muy diferentes del 4K salvo por la cantidad de píxeles embutidos en una sola pantalla.

Quizás sorprenda a muchos saber que pese a la mayor cantidad de píxeles la mayoría de televisores 4K suele tener densidades de píxeles similares a lo que podemos encontrar en los televisores de tipo Full HD más populares. La razón de esto es sencillo los fabricantes solían limitarse con el tamaño de las pantallas Full HD, porque mientras más grande la pantalla también debía ser más grande el píxel.

Lo descrito anteriormente nos lleva a otra de las diferencias fundamentales entre los televisores Full HD y los Ultra HD. Las pantallas 4K suelen ser más grandes. De hecho la mayoría de pantallas 4K pequeñas suelen ser del tamaño promedio de las TV 1080p más amplias. Una mayor cantidad de píxeles los fabricantes han podido abarcar más superficie sin preocuparse por pérdida de calidad, aunque eso se traduce en una densidad de píxeles similares al promedio de antiguos TV Full HD que en promedio eran más pequeños, según el artículo “ ¿Qué diferencias hay entre los televisores 4K y Full HD?” Eduardo Marín, del blog ThinkBig.

Especialmente importante a la hora de elegir una resolución o la otra es dónde se va a ubicar. Aunque es cierto que los televisores 4K por su mayor resolución pueden ofrecer un sensible aumento en la calidad e imagen hay que tener en cuenta que mientras mayor sea la distancia entre el observador y la pantalla, menos notable es el incremento en la calidad. Si tienes un salón pequeño y observarás la pantalla a una distancia menor a los 10 metros el 4K es una gran alternativa para ti, pero con distancias mayores no vale la pena el gasto extra.

Por último, siempre debes tener en cuenta que tan importante como la pantalla son los medios que vas a reproducir en ella. Si la mayoría de tu biblioteca o proveedores de servicio no cuentan con ningún contenido 4K, entonces no deberías apropiarte  con una de estas pantallas, aunque sí notaras mayor calidad de imagen, no será realmente importante pues al final seguirá tratándose de vídeo 1080p escalado.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus