•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay situaciones extrañas en donde la computadora es la protagonista de un tipo de posesión maligna, incluso hasta llegar al punto de convertirse en la peor pesadilla de un usuario. Sin embargo, la realidad es que las máquinas no se vuelven malignas por sí solas, detrás de estos terrores está la mano de los cibercriminales, y estos no necesitan usar conjuros, ni música dramática para que sus víctimas se asusten, pues simplemente los obligan a actuar bajo presión para que cometan errores.

Así, el más peligroso y común de los secuestros informáticos es el ransomware. La razón por lo que esta entidad es tan aterradora es por los métodos que usa para atacar a sus víctimas, ya que consiste en poner un temporizador gigante de cuenta regresiva en medio de la pantalla. Y si la víctima no cumple con sus requisitos dentro del plazo establecido, se arriesga a perder el acceso a todos sus datos valiosos, cifrados por el malware. Su único objetivo es obtener dinero y, en el peor de los casos, ni siquiera se molestan en devolver o descifrar la información capturada, según explica German Garay Salinas, especialista en redes de telecomunicaciones. 

¿Qué hacer?

Es aconsejable, dice Garay, hacer un respaldo periódico de los datos: “Es fundamental llevar un régimen periódico en un disco externo o servicio de backup, que no tenga asignada ninguna letra de unidad o que se pueda desconectar mientras no se está haciendo el backup. De este modo, no será un problema perder el documento o la información secuestrada”, expresa. También, es muy común que los ransomware se presenten en un archivo con doble extensión, como por ejemplo: “.PDF.EXE”. Por lo tanto, si se desactiva la función para ocultar las extensiones de los tipos de archivos, va a ser muy sencillo detectar los sospechosos.

Entre otras indicaciones, se aconseja mantener el software de los equipos siempre actualizados, porque esto reduce significativamente la posibilidad de ser una víctima del ransomware así como también de otro tipo de amenazas. Además, hay que usar un paquete de seguridad confiable como un software antimalware y un firewall que ayuden a identificar amenazas o conductas sospechosas. Los cibercriminales con frecuencia lanzan nuevas variantes para evadir la detección, por lo que es importante contar con ambas capas de protección.

Por último, hay que desconectar el Wi-Fi o quitar el cable de red de inmediato, porque si se ejecuta un archivo que podría ser un ransomware y no aparece la pantalla característica de rescate en el equipo, se puede detener la comunicación con el servidor antes de que termine de cifrar los archivos desconectando inmediatamente el equipo de la red.

  • 2009 se detectó el primer ransomware, en esa época eran desconocidos y poco sofisticados.
     
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus