Agencias
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Jack Dorsey volvió como CEO de Twitter, la red social de la cual es cofundador, tenía un mandato: enderezar un barco que se hundía. Desde entonces, Dorsey ha echado empleados y frenado una expansión de la sede de la compañía en San Francisco. Nombró nuevos ejecutivos y sacudió el directorio. Pero el cambio no se produce lo suficientemente rápido.

El miércoles pasado, luego de muchos trimestres de desaceleración en el crecimiento del número de usuarios, Twitter comunicó que sus visitantes mensuales en el cuarto trimestre totalizaron 320 millones, exactamente lo mismo que lo informado en el trimestre anterior. Si bien la cifra es 9% superior a la de hace un año, mostró que los recientes cambios de Dorsey no han logrado atraer usuarios.

El problema es que en muchos sentidos el servicio sigue siendo no intuitivo y viene con complicaciones. "Creemos que hay muchas oportunidades para arreglar aspectos que confunden de nuestro producto", dijo Dorsey en una llamada colectiva con inversores.

La presión para atraer al público se intensifica por el espectro de Facebook, que, con sus 1,590 millones de usuarios, es cinco veces más grande.

Las acciones de Twitter sufrieron una golpiza en el último año, con una caída de 67%. Las cifras de usuarios pesaron más que los resultados positivos en el cuarto trimestre. Twitter informó ingresos por US$710 millones, un alza de 48% respecto de hace un año.

En las últimas semanas, la firma ha dado pasos para mostrar que está dispuesta a hacer cambios en su producto. Claro que la tarea de atraer usuarios no es barata. Los gastos de Twitter en el cuarto trimestre de 2015, de US$591 millones, fueron 52% más que un año atrás.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus