•   Tokio, Japón  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La multinacional nipona Hitachi presentó en Tokio a su nuevo robot humanoide Emiew 3, un androide de metro y medio que puede trabajar como dependiente al ser capaz de hablar e identificar a los clientes.

Al contrario de lo que ocurre con el robot Pepper del gigante nipón SoftBank, que es capaz de localizar a las personas a través de una cámara incorporada, Emiew 3 se sirve de un radar y un sistema de cámaras externas conectadas de forma inalámbrica que le permiten orientarse e identificar a los clientes.

Cuenta con un procesador lingüístico que reconoce la voz humana y permite realizar traducciones, incluso con ruido de fondo.

El Emiew 3 es una versión mejorada del Emiew 2 que el gigante nipón presentó en 2007 (el primer modelo Emiew data de 2005), y mantiene algunas de sus características.

El robot conserva la altura y el peso del modelo previo, 90 centímetros y 15 kilos, respectivamente, y es capaz de alcanzar una velocidad de movimiento de hasta 6 kilómetros por hora.

El androide incorpora además la nueva habilidad de regresar a una posición vertical, es decir, de mantenerse en pie, en el caso de ser arrollado.

Está dotado de un "cerebro remoto" conectado a la nube y a un sistema operativo que permite monitorizar y controlar múltiples robots en varias localizaciones.

Esto facilita que las unidades compartan información entre sí y facilita la reparación de los androides en caso de producirse algún fallo mediante el envío de instrucciones de restauración de las distintas aplicaciones para que puedan retomar el servicio.