•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Internet de la cosas, un concepto que consiste en conectar los objetos y máquinas para que se integren e interactúen en la red, evoluciona hacia el Internet de todas las cosas, que radica en hacer los aparatos interconectados cada vez más inteligentes y conectarlos con las personas mediante dispositivos electrónicos, según Luis Lombardero.

Cuando los costes de los sistemas de identificación por radiofrecuencia (RFID) se redujeron, el uso de internet se popularizó y comenzaron a producirse sensores más pequeños, baratos y con menor consumo de energía, se incrementó el interés por conectar objetos entre sí para manejarlos de forma remota, explica Lombardero, quien es doctor en economía y empresa.

De acuerdo con este especialista, este paso se corresponde con el concepto de Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), que ha sido  definido como "el mundo en el que cada objeto tiene una identidad virtual propia y capacidad potencial para integrarse e interactuar de manera independiente en la red con cualquier otro individuo, ya sea una máquina o un humano”.

Hoy, dando un paso más, se habla de Internet de todas las cosas o IoE (Internet of  everything) para explicar “las posibilidades que ofrece añadir la conexión de objetos con  personas a la ya existente conexión de objetos entre sí”, señala el experto.

Para Lombardero la IoE, “es hacer todas las cosas más inteligentes para hacer la vida más fácil”. -Vehiculos que se recargan y transfieren la energía a una vivienda-

Para funcionar, progresar y expandirse, el IoE se valdrá de otras tecnologías como la ‘computación en la nube’, que permite acceder a la información desde cualquier lugar, de la movilidad que permiten los dispositivos electrónicos como smartphones y tablets, y del Big Data o procesamiento de grandes cantidades de datos a enormes velocidades.

Cambio radical

Según Lombardero, la IoE afectará a las personas en todo su entorno y, en poco tiempo, esta tecnología será de uso general, como lo ha sido hasta el momento la electricidad. 

Para comprobar esta transformación global, presentamos algunos ejemplos de empresas y trabajos que desarrollan en esa línea.

La compañía CyberLightning, con sede central en Finlandia, desarrolla el sistema Fi-Ware que permite la visualización en 3D de distintas redes integradas al IoT, como las ciudades, industrias y redes eléctricas de energía eólica, todas ellas inteligentes.  

Por otra parte los investigadores de Sintef ICT, una importante empresa de Noruega, desarrollan apps que permiten recargar los coches con electricidad de origen solar y que estos transfieran parte de esa electricidad almacenada a la casa o a la red eléctrica pública.

Otro ejemplo lo ofrece la compañía Pacific Controls en Emiratos Árabes Unidos y la Universidad Tecnológica de Viena (Austria), donde diseñan sistemas para ahorrar energía mediante la comunicación automática entre dispositivos electrónicos, ordenadores y redes eléctricas. 

Otro ejemplo lo aporta la plataforma “en la nube” IBM Watson en EE.UU., que permitirá conectar y monitorizar a distancia las escaleras mecánicas, ascensores, puertas y torniquetes instalados por la empresa de Finlandia Kone en todo el mundo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus