•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se sabe que el nerviosismo y la ansiedad producen a veces una sensación de opresión, pero lo que un equipo de técnicos daneses ha descubierto y desarrollado, es que oprimir ligeramente el cuerpo de una persona puede ayudar a ‘descomprimir’ su mente y sus nervios.    

Y este efecto calmante es todavía mayor si, al mismo tiempo, se estimulan la vista y el oído con luces de colores y sonidos especialmente elegidos.1.63 metros de altura tiene esta caja relajadora.

Es la denominada ‘máquina de abrazos’, un mecanismo alojado dentro de una cabina abierta  que ejerce una suave presión física sobre el cuerpo de sus usuarios, aumentando la percepción de su propia anatomía e infundiéndoles una sensación de seguridad, de acuerdo a sus creadores, Gloria Mundi Care, GMC.

La caja OrbisBox (‘caja mundo’) está inspirada en un invento que desarrolló para su propio uso la profesora de la Universidad Estatal de Colorado, Mary Temple Grandin.

La OrbisBox es una cabina sensorial móvil, ya que su base se asienta sobre unas ruedas que permiten desplazarla de un lugar a otro, y que combina un efecto de "exprimido", con las terapias de luces y sonidos similares a las utilizadas en las salas Snoezelen.

Las salas Snoezelen son unos espacios acondicionados para proporcionar a sus visitantes experiencias sensoriales diversas con fines terapéuticos, ya sean estimulantes o relajantes, por medio de luces, sonidos, olores y sensaciones táctiles y de equilibrio corporal.

Funcionamiento

La persona entra en la caja, dejando su cabeza en el fondo y sus pies al borde de la entrada, y se acuesta de espaldas, de costado o boca abajo, entre dos paredes acolchadas que se desplazan contra su cuerpo, presionándolo suavemente, mientras recibe luz de colores y escucha sonidos, en lo que se denomina cromoterapia luminosa y sonoterapia, respectivamente.

Tanto el tipo de sonidos que salen de los altavoces interiores, entre los que se incluye música de Mozart, como las tonalidades de la luz LED (blanca, azul, verde, ámbar, roja, arena, rosada, morada), así como su intensidad y duración, son comandados por un terapeuta mediante un panel de control exterior. La finalidad es obtener efectos relajantes o estimulantes, según se requiera.

Las paredes laterales, rellenas con espuma de poliuretano de alta calidad extraíble y lavable, se desplazan lentamente produciendo un efecto de prensa de entre 10 y 30 kilos sobre el cuerpo de la persona, adoptando una forma de letra 'V', al juntarse más en los pies y menos en el torso.

La caja -de 1.63 metros de altura, 0.85 metros de ancho y 2.23 metros de largo y 240 kilogramos de peso- está fabricada con materiales industriales resistentes a los impactos, permite alojar a una persona ofreciéndole un considerable espacio interior y sin que se sienta encerrada.

Consultada sobre los efectos terapéuticos de convertirse en una especie de ‘sandwich humano’ abrazado entre las placas movibles de esta caja, Anne Mette Andkjær, directora y gerente de GMC, señala que “este ‘efecto de exprimido’ aumenta la calma,  reduciendo el estrés, la ansiedad y la agitación nerviosa”.

“Este dispositivo puede asegurar el bienestar a numerosas personas aquejadas de distintos trastornos, y ayudar a reducir  la cantidad de medicamentos que necesitan para sentirse con un mejor estado de ánimo”, finaliza Andkjær.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus