•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La avalancha de insultos o amenazas vertidos en las redes sociales impulsa cada vez a más estrellas o periodistas a cerrar sus cuentas Twitter o Instagram, a las que se acusa de "facilitar el odio" por su pasividad ante este fenómeno.

El último de ellos, Justin Bieber, estrella mundial con 78 millones de seguidores en Instagram, ha abandonado la red tras los insultos contra su nueva novia.

Más grave aún es que los "trolls" --como se llama a estos insultadores protegidos por el anonimato-- , vierten públicamente y sin tabúes torrentes de ofensas racistas, sexistas u homófobas, pasando por amenazas de violación o de muerte.

Este fenómeno se hace más visible cuando la estrella decide dar un portazo y cerrar su cuenta.
Una de ellas es Leslie Jones, única estrella negra del último "Ghostbusters", que cerró en julio su cuenta de Twitter, harta de recibir mensajes racistas y misóginos.

"Twitter, comprendo la libertad de expresión, pero hacen falta normas cuando estas cosas se expanden", se lamentó Jones y contó que ha vivido un "infierno personal".

Esta vez su llamado fue escuchado y el presidente de Twitter tomó contacto con ella y algunos de sus acosadores fueron suspendidos.

La semana pasada, la cantante negra del grupo Fifth Harmony, Normani Kordei, víctima de mensajes racistas, también abandonó Twitter.

Los periodistas, muy presentes en Twitter, son a menudo atacados, como ocurrió en Suecia con la presentadora Anna Brolin.

Tras haber denunciado mensajes del tipo "@annabrolin es una #mujer hecha para ser #violada y preñada por hombres llenos de odio", Twitter le respondió que estos mensajes "no constituían una infracción". Asqueada, la periodista cerró su cuenta.

Los mensaje de odio siguen creciendo en las redes. En 2015, 27% de los comentarios en los sitios de información, contra 24% en 2014, fueron retirados por los moderadores por causa de racismo (19%), insulto (22%), agresión (20%) o llamado al odio o la violencia (15%), según un estudio de Netino y Kantar Media.

Sin embargo, Facebook, Youtube, Microsoft y Twitter han firmado en mayo pasado un código de buena conducta con la Comisión Europea.

Twitter ejerce un control de los mensajes a posteriori, sobre la base de quejas, si lo considera justificado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus