•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Alguna vez ha deseado que su camiseta fuera más ligera porque hace mucho calor, o más cálida cuando hace frío? Este deseo ha servido de inspiración para los ingenieros españoles:

David Requena y Francisco Javier Navas. Estos jóvenes emprendedores han creado una prenda que se ajusta a los cambios de temperatura ambientales y regula el calor en el pecho y en la espalda por separado, para aumentar el bienestar corporal, así como para mejorar la salud, facilitar la práctica deportiva y operar en entornos ambientales severos.

Se trata de una línea de camisetas que calientan o enfrían nuestro cuerpo y que se controlan a mediante dispositivos móviles, tabletas electrónicas o móviles o relojes inteligentes, a través de una 'app' especialmente desarrollada para este objetivo.

Denominada Wendu, la camiseta está fabricada a partir de lycra y plata, y utiliza una innovadora tecnología ‘ponible’ es decir que incorpora la electrónica a la ropa. La camiseta lleva un sistema de conducción térmica (trasmisión de calor) que le posibilita trabajar  entre los 20 y 35 grados Celsius o centígrados (ºC), y variar la temperatura desde 15 hasta 35 ºC en un par de minutos, manteniendo una temperatura corporal óptima y confortable, independientemente del tiempo que haya alrededor del usuario, según sus creadores.

‘QUITAR Y PONER’

“Además puede reducir el olor corporal, tiene capacidad  antibacteriana y es sumergible, y los materiales componentes electrónicos y diseño de esta camiseta, permiten que la prenda sea completamente lavable”.

“La camiseta está fabricada con un tejido de alta conductividad térmica, el cual produce un efecto termoeléctrico, es decir que aumenta o disminuye su temperatura cuando está en contacto con la corriente eléctrica de baja intensidad”, explica Requena.

“Este tejido recibe su electricidad de una batería recargable que proporciona energía durante cerca de 5 días con una sola carga, y que también alimenta el sistema electrónico de Wendu, el cual está encapsulado junto con la batería”, añade.

Mediante una app que permite comandar el sistema de forma inalámbrica desde un dispositivo móvil, el usuario puede bajar la temperatura de la camiseta para refrescarse si siente calor, o elevarla si tiene frío y quiere entrar en calor.

Según Requena, la tela de alta conductividad térmica ocupa el 80 por ciento de la superficie de la camiseta, con dos focos situados en la franja superior de la prenda y en sus zonas delantera y trasera, “porque esas zonas del pecho y la espalda son las más sensibles a los cambios de temperatura en el torso humano”.

“Además, los controles de las temperaturas de la parte delantera y trasera de la camiseta son independientes,”, asegura Requena.

Explica que la batería y los circuitos de comando y comunicación, están alojados en una pequeña caja o cápsula de “quitar y poner” que se lleva enganchada a la parte inferior de la camiseta mediante un clip o pinza, y la cual se conecta al tejido térmico a través de un conector.

“Esta cajita se conecta a la camiseta mientras el usuario la lleva puesta, y se desconecta y se retira, para lavar la prenda”, señala.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus