•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Decir que Facebook también puede transformarse en un nuevo mundo virtual puede sonar extraño y redundante para algunos. Eso fue lo que se propuso Mark Zuckerberg, cuando presentó una demo de la red social para el visor de realidad virtual Rift en la conferencia de desarrolladores Connect de Oculus.

El cofundador de la compañía puso a prueba las interacciones más comunes de la red social, como conversar con otros usuarios, cada uno con su versión animada, compartir un video on line o jugar a las cartas en diferentes espacios físicos simulados en el mundo virtual de Oculus.

Con lo extraño que puede resultar este cruce de mundos virtuales, el cofundador de la compañía se puso en contacto con su esposa mediante una videollamada en un entorno de realidad virtual para demostrar las capacidades Oculus Rift.

“Estamos aquí para hacer de la realidad virtual la próxima plataforma de ingeniería. Pensamos que cualquier sistema se puede mejorar. Sea lo que sea, todo es mejorable: software, hardware, un sistema, una empresa… Hay que pensar así. Queremos que sea como la presencia real”, comentó Zuckerberg.

Además de la curiosa demostración, Zuckerberg promete que Oculus planea lanzar una próxima generación de visores portátiles, que no necesitarán de una conexión a una PC, con un funcionamiento que se asemeja al visor HoloLens de Microsoft.

“Cuando compramos Oculus ya pensábamos que sería algo grande, pero todavía no había nada en el mercado, nada pensado para el consumidor. Dos años después hay más de un millón de personas usando este tipo de aparatos”, recordó. “Estamos orgullosos y vamos a poner 250 millones de dólares más en esta comunidad”, anunció.

Versión económica

A su vez, el cofundador de Facebook reveló que Oculus tendrá una versión más económica de su visor Rift, que pasará a costar 499 dólares y que admitirá una configuración de computadora personal más amplia.

Más económico, el renovado visor Rift presentado requerirá de un equipo base con un procesador de doble núcleo Core i3 de Intel y una placa gráfica Nvidia GTX 960. El objetivo es que el visor pueda funcionar con computadoras portátiles en el mediano plazo.

La conferencia de desarrolladores también sirvió para presentar unos auriculares especiales para para ser utilizados con el visor Oculus Rift, con prestaciones similares a modelos que cuestan 900 dólares, pero que tendrán un precio de salida de unos 49 dólares.

Además de los anuncios y proyectos que planea lanzar en los próximos años, Oculus confirmó la salida al mercado de Oculus Touch, el control de mando que permite a los usuarios contar con una interacción más fluida con los espacios de los mundos virtuales. Estará disponible en diciembre a 199 dólares, o a 798 dólares junto a la nueva versión del visor Rift.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus