•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tim, un guía robot a disposición del público es la nueva iniciativa del Museo Alemán de la Técnica para presentar a los visitantes en Berlín la muestra "La red. Personas, cables y flujo de datos".

"Hola soy Tim, el robot del museo, y me complace guiarte en la exposición 'La red'", comienza presentándose el humanoide, que mide 1.50 metros de altura, pesa 75 kilos y habla inglés y alemán fluido.

El robot, un modelo SCITOS A5 diseñado por la compañía alemana MetraLabs, es capaz de acercarse a las personas de manera autónoma, comunicarse usando la salida de voz y haciendo gestos de cabeza einteractuar a través de su pantalla táctil.

Conduce a las personas por la exhibición de 1,600 metros cuadrados inaugurada en septiembre de 2015, un viaje por las últimas tecnologías de la comunicación y la información con una perspectiva histórica que evidencia el deseo de cambio y la búsqueda humana de conectividad, mucho antes de la aparición de internet.

¿A DÓNDE TE LLEVA?

La muestra añade la participación de Tim, quien guiará a los visitantes a determinados objetos seleccionados -como un inodoro inteligente que realizó la RWTH Aachen University o un sector en el que se muestra la evolución de los vídeo juegos- evitando obstáculos.

"¿Puede dejarme el camino libre por favor", solicita Tim en el momento en que alguien se interpone en su camino y le imposibilita avanzar.

El robot cuenta con la habilidad de localizarse a sí mismo y no requiere de sensores adicionales o marcas en el suelo para ubicarse.

¿SON UNA AMENAZA?

El incremento del uso de robots en las naciones ricas podría amenazar dos tercios de los puestos de trabajo en los países en desarrollo y facilitar una “relocalización” de fábricas a los países industrializados, según un informe de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad).

“El aumento del uso de robots en los países desarrollados corre el riesgo de erosionar la tradicional ventaja de los países en desarrollo en materia de costos laborales”, explica el documento titulado “Los robots y la industrialización en los países en desarrollo”.

Los efectos del avance de la robótica en la fabricación podrían ser más “significativos” en los países en desarrollo porque afectarían a puestos de trabajo de baja cualificación, muchos de los cuales “ya han desaparecido” en los países desarrollados, agrega el texto, citando el Informe del Desarrollo de 2016 del Banco Mundial.

150 centímetros mide el robot guía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus